COVID-19: Familiares obligados a gastar millones, que no tienen, ante escasez de medicamentos

Las terapias intensivas están a tope en el sector público. Foto: Archivo
Las terapias intensivas están a tope en el sector público. Foto: Archivo

Los tratamientos contra el COVID-19 demandan muchos medicamentos e insumos y no todos están disponibles para los pacientes internados por lo que los familiares deben comprar pese a no contar con los recursos suficientes. Salud promete proveer desde el fin de semana.

Tres son medicamentos esenciales que están en falta en los hospitales de contingencia de COVID-19 son diuréticos, noradrenalina que aumenta la presión arterial y el atracurio que es un relajante muscular que ayuda a dormir al paciente junto a otras drogas y todos son costosos.

Solo para la compra del diurético una familia debe contar con al menos G. 1.200.000 ya que cada ampolla tiene un costo de G.60.000 y se necesita 20 ampollas por día. Esta situación fue admitida por el Doctor Roque Silva, director de la XI Región Sanitaria quien afirmó que “se está trabajando para que esto se solucione” y que los insumos que faltan en los hospitales serán proveídos este fin de semana.

Explicó que estos fármacos son difíciles de conseguir debido a que son importados y se complica la logística hasta el país.

“El COVID-19 es una enfermedad cara. Para dormirle al paciente tenemos que hacer un cóctel de drogas de midazolam, fentanilo y atracurio, y este último es el que actualmente nos está faltando”, señaló en contacto con La Unión.

El profesional sostuvo que la situación es complicada por la continuidad en el aumento de contagios y por consiguiente la ocupación de camas en los servicios públicos a tope todos los días.

Silva manifestó la necesidad de tomar conciencia y que la gente asimile que la situación está empeorando con relación a la circulación del virus.

Recomendó reducir al mínimo las actividades sociales y adelantó que los tres siguientes meses serán cruciales por las vacaciones y el movimiento de personas.

“Estamos más que preocupados, siguen al tope, al 100 por ciento y vemos ese relajo en la ciudadanía que no asimiló que la situación está cada vez peor”, puntualizó.