La final de la Copa América entre Brasil y Argentina tendrá público, aunque limitado y con examen negativo de covid-19