Frontera

CURUGUATY:A 1 año del asesinato de Pablo Medina: “La narcopolítica sigue en pie”

El 16 de octubre se cumple un año de que el periodista Pablo Medina y su acompañante Antonia Almada fueron asesinados por sicarios del narcotráfico. Habrá movilizaciones en Curuguaty, Ygatimí y Asunción. “Aunque el que ordenó el crimen está preso, la narcopolítica no ha sido desmantelada”, dice la hija del comunicador.

null
Un grupo de periodistas marcha por las calles de Asunción, hasta la Fiscalía, a tres meses del asesinato de Pablo Medina junto a su asistente, Antonia Almada. Foto: EFE.

Por Andrés Colmán Gutiérrez – @andrescolman

Una placa solitaria, con los nombres de Pablo Medina Velázquez y Antonia Maribel Almada Chamorro, se levanta desde algunos días en el desolado rincón donde el periodista y su acompañante fueron acribillados a balazos, aquel trágico 16 de octubre de 2014, en el camino de tierra que une Villa Ygatimí y la colonia Ko’e Porá, en el departamento de Canindeyú.
“Fueron unas personas muy especiales, mártires de la verdad y acallados por la mafia…”, dice la placa, construida por la intendencia municipal de Villa Ygatimí, que será inaugurada el próximo viernes 16, a las 8.40, como parte de varios actos y movilizaciones en recordación del trágico doble crimen.

“Aunque el que ordenó el asesinato, el ex intendente de Ypejhú, Vilmar Neneco Marques, actualmente está preso en Brasil y esperamos su extradición para que sea juzgado en el Paraguay, los autores materiales siguen libres y nada ha cambiado en la zona, la narcopolítica sigue reinando”, asegura Dyrcen Medina, hija del periodista.

Pablo y Antonia fueron emboscados por sicarios armados cuando regresaban de una cobertura en la comunidad de Ko’e Porá, acribillados a balazos. Una hermana de Antonia, que viajaba en el asiento trasero, alcanzó a ocultarse y pudo salvar su vida.

Los familiares de Medina, junto a editores y periodistas de la revista Antimafia Dos Mil Paraguay, son quienes organizan varios actos en tres localidades diferentes del Departamento de Canindeyú, mientras en Asunción se harán otras movilizaciones, a cargo de la Coordinadora de Periodistas en Alerta (CPA), integrada por el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Foro de Periodistas Paraguayos (FOPEP) y los comunicadores del diario ABC Color, a cuyo plantel pertenecía el corresponsal asesinado.

Actos para recordar a Pablo

Francisco Medina, hermano de Pablo, y Dyrsen Medina, hija del periodista, junto a Jorge Figueredo y Osmar Cristaldo, de la revista Antimafia Dos Mil Paraguay, destacan que ese día 16 de octubre saldrá un ómnibus especial desde la plaza 34 Curuguateños, en la ciudad de Curuguaty –donde Medina ejercía la corresponsalía del diario ABC Color–, para quienes quieran acompañar los actos.

Por Andrés Colmán Gutiérrez – @andrescolman

Una placa solitaria, con los nombres de Pablo Medina Velázquez y Antonia Maribel Almada Chamorro, se levanta desde algunos días en el desolado rincón donde el periodista y su acompañante fueron acribillados a balazos, aquel trágico 16 de octubre de 2014, en el camino de tierra que une Villa Ygatimí y la colonia Ko’e Porá, en el departamento de Canindeyú.
“Fueron unas personas muy especiales, mártires de la verdad y acallados por la mafia…”, dice la placa, construida por la intendencia municipal de Villa Ygatimí, que será inaugurada el próximo viernes 16, a las 8.40, como parte de varios actos y movilizaciones en recordación del trágico doble crimen.

“Aunque el que ordenó el asesinato, el ex intendente de Ypejhú, Vilmar Neneco Marques, actualmente está preso en Brasil y esperamos su extradición para que sea juzgado en el Paraguay, los autores materiales siguen libres y nada ha cambiado en la zona, la narcopolítica sigue reinando”, asegura Dyrcen Medina, hija del periodista.

Pablo y Antonia fueron emboscados por sicarios armados cuando regresaban de una cobertura en la comunidad de Ko’e Porá, acribillados a balazos. Una hermana de Antonia, que viajaba en el asiento trasero, alcanzó a ocultarse y pudo salvar su vida.

Los familiares de Medina, junto a editores y periodistas de la revista Antimafia Dos Mil Paraguay, son quienes organizan varios actos en tres localidades diferentes del Departamento de Canindeyú, mientras en Asunción se harán otras movilizaciones, a cargo de la Coordinadora de Periodistas en Alerta (CPA), integrada por el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Foro de Periodistas Paraguayos (FOPEP) y los comunicadores del diario ABC Color, a cuyo plantel pertenecía el corresponsal asesinado.

Actos para recordar a Pablo

Francisco Medina, hermano de Pablo, y Dyrsen Medina, hija del periodista, junto a Jorge Figueredo y Osmar Cristaldo, de la revista Antimafia Dos Mil Paraguay, destacan que ese día 16 de octubre saldrá un ómnibus especial desde la plaza 34 Curuguateños, en la ciudad de Curuguaty –donde Medina ejercía la corresponsalía del diario ABC Color–, para quienes quieran acompañar los actos.

null
Francisco Medina, Jorge Figueredo, Dyrsen Medina y Omar Cristaldo,organizadores de los actos en memoria de Pablo Medina y Antonia Almada. Foto: Archivo.

La primera actividad será una misa, celebrada en memoria de Pablo y Antonia, en la colonia indígena Itanaramí, donde el corresponsal es especialmente recordado por sus numerosos reportajes en defensa de los derechos de los pueblos originarios y por sus denuncias de los ataques que recibían los pobladores por parte de grupos de poder mafioso.

Posteriormente, a las 8.40, se realizará el descubrimiento de la placa y el monolito dedicados a la memoria de Pablo y Antonia, en el mismo lugar en que fueron asesinados, en un desolado camino de tierra, a unos 12 kilómetros de Villa Ygatimí.

“Esa es una promesa que había sido hecha por el intendente de Ygatimí, José Martínez, junto con los miembros de la familia, para que haya una señal del crimen que se cometió y el sacrificio de Pablo y Antonia pueda ser recordado siempre en ese lugar”, destaca Francisco, el hermano del periodista asesinado.

Posteriormente, la comitiva regresará a la ciudad de Curuguaty, donde a las 10.00 está prevista una movilización en la plaza 34 Curuguateños, con la adhesión de la Red de Radios Educativas del Paraguay.

“Todo sigue igual”

“Con este acto queremos exigir un combate serio a la narcopolítica, porque hasta ahora todo queda en discursos de las autoridades. No se ha realizado una investigación seria, quienes son padrinos de los asesinos siguen en el poder y los autores materiales ni siquiera son buscados realmente”, destaca Dyrsen Medina, la hija del comunicador asesinado.

Exigir respeto a la libertad de expresión, exigir la detención de los presuntos autores materiales (Wilson Acosta Marques y Flavio Acosta Riveros, actualmente prófugos), concretar la extradición del autor moral (Wilson Neneco Acosta Marques), y exigir a los poderes del Estado la creación e implementación de herramientas jurídicas que ayuden al combate efectivo al narcotráfico son algunos de los puntos principales de la movilización.

La placa que recuerda a Pablo y Antonia, en el lugar de su asesinato. Se inaugurará el 16 de octubre. Foto: Archivo.

“El asesinato de Pablo ha puesto en foco el gran poder del narcotráfico en la sociedad paraguaya, demostrando cómo condiciona a la democracia. Creemos que la sociedad debe involucrarse en esta lucha, como lo están haciendo los jóvenes estudiantes secundarios y universitarios”, destaca Francisco Medina.

Seminario y marchas en Asunción

También en la capital del país se preparan actos en memoria del periodista y su asistente asesinados.

El jueves 15 de octubre, el Foro de Periodistas Paraguayos realizará un seminario internacional sobre “La libertad de expresión en el Paraguay y la amenaza de la Narcopolítica”, en la sede de la Universidad Autónoma de Asunción, con la presencia de corresponsales de zonas fronterizas y maestros del periodismo de investigación, como el brasileño Mauri Konig.

El viernes 15, en horas de la mañana, se hará una gran marcha por las calles céntricas de Asunción, hasta el Panteón Nacional de los Héroes.
Francisco Medina, Jorge Figueredo, Dyrsen Medina y Omar Cristaldo,organizadores de los actos en memoria de Pablo Medina y Antonia Almada. Foto: Archivo.

La primera actividad será una misa, celebrada en memoria de Pablo y Antonia, en la colonia indígena Itanaramí, donde el corresponsal es especialmente recordado por sus numerosos reportajes en defensa de los derechos de los pueblos originarios y por sus denuncias de los ataques que recibían los pobladores por parte de grupos de poder mafioso.

Posteriormente, a las 8.40, se realizará el descubrimiento de la placa y el monolito dedicados a la memoria de Pablo y Antonia, en el mismo lugar en que fueron asesinados, en un desolado camino de tierra, a unos 12 kilómetros de Villa Ygatimí.

“Esa es una promesa que había sido hecha por el intendente de Ygatimí, José Martínez, junto con los miembros de la familia, para que haya una señal del crimen que se cometió y el sacrificio de Pablo y Antonia pueda ser recordado siempre en ese lugar”, destaca Francisco, el hermano del periodista asesinado.

Posteriormente, la comitiva regresará a la ciudad de Curuguaty, donde a las 10.00 está prevista una movilización en la plaza 34 Curuguateños, con la adhesión de la Red de Radios Educativas del Paraguay.

“Todo sigue igual”

“Con este acto queremos exigir un combate serio a la narcopolítica, porque hasta ahora todo queda en discursos de las autoridades. No se ha realizado una investigación seria, quienes son padrinos de los asesinos siguen en el poder y los autores materiales ni siquiera son buscados realmente”, destaca Dyrsen Medina, la hija del comunicador asesinado.

Exigir respeto a la libertad de expresión, exigir la detención de los presuntos autores materiales (Wilson Acosta Marques y Flavio Acosta Riveros, actualmente prófugos), concretar la extradición del autor moral (Wilson Neneco Acosta Marques), y exigir a los poderes del Estado la creación e implementación de herramientas jurídicas que ayuden al combate efectivo al narcotráfico son algunos de los puntos principales de la movilización.

jpg (1)
La placa que recuerda a Pablo y Antonia, en el lugar de su asesinato. Se inaugurará el 16 de octubre. Foto: Archivo.

“El asesinato de Pablo ha puesto en foco el gran poder del narcotráfico en la sociedad paraguaya, demostrando cómo condiciona a la democracia. Creemos que la sociedad debe involucrarse en esta lucha, como lo están haciendo los jóvenes estudiantes secundarios y universitarios”, destaca Francisco Medina.

Seminario y marchas en Asunción

También en la capital del país se preparan actos en memoria del periodista y su asistente asesinados.

El jueves 15 de octubre, el Foro de Periodistas Paraguayos realizará un seminario internacional sobre “La libertad de expresión en el Paraguay y la amenaza de la Narcopolítica”, en la sede de la Universidad Autónoma de Asunción, con la presencia de corresponsales de zonas fronterizas y maestros del periodismo de investigación, como el brasileño Mauri Konig.

El viernes 15, en horas de la mañana, se hará una gran marcha por las calles céntricas de Asunción, hasta el Panteón Nacional de los Héroes.UH
PUBLICIDAD:
edac2687-aaa7-46cf-9e8a-21374b2a53f5

nissan

Comentarios

Más popular

Arriba