Ministro subraya logros históricos en poco tiempo contra estructuras criminales

Asunción, IP.- El ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Arnaldo Giuzzio, destacó que este gobierno ha logrado en pocos meses asestar golpes históricos a las estructuras del crimen organizado que se han venido posicionando en el país hace muchos años. Afirmó que actualmente las principales facciones tienen liderazgos atomizados.

«Este enemigo se posicionó por décadas en nuestro país, generaron muchos recursos, y no es fácil ir perdiendo referentes importantes y que hayan sido entregadas 206 personas, entre expulsiones y extradiciones, a sus países requirentes, es un hecho absolutamente histórico en tan corto tiempo», dijo el ministro al evaluar la lucha contra organizaciones criminales como el Primer Comando Capital y el Comando Vermelho.

El ministro indicó que estas facciones están actualmente «duramente afectadas por la forma en que se está enfrentando al crimen organizado» ya que sus principales lideres están presos o muertos. «Hoy el liderazgo está atomizado», indicó.

En ese sentido señaló que la reciente fuga masiva de la cárcel de Pedro Juan Caballero respondería a una estrategia de reagrupamiento de algunos que todavía son referentes del PCC. «Necesitaban de este tipo de acto para consolidarse y materializar algunas actividades ilícitas importantes, no solo en nuestro país sino también en Brasil. Forma parte del marketing que manejan ellos», estimó el ministro.

Guizzio señaló que al tener seguramente esta fuga un objetivo concreto, las instituciones de inteligencia y seguridad del país están siendo muy minuciosos en la investigación. La estrategia de lucha del Gobierno seguirá apuntando a desmontar las estructuras, dijo el ministro, ya que de ese modo las organizaciones criminales demoran en reagruparse.

«El mayor daño que se ha hecho al crimen organizado no fue tanto descabezar las organizaciones de líderes importantes de las facciones criminales, sino más bien el apuntar a toda su estructura, incluyendo sus lugartenientes», dijo. En fases complementarias de esta estrategia se contempla la incautación y la inhabilitación de su patrimonio, así como la detención de funcionarios públicos que son cómplices en los territorios donde operan.

«No es fácil desprenderse de ellas (las estructuras criminales), porque hasta las mejores estrategias, los mejores presupuestos, destinados a un objetivo, van a caer en saco roto si es que cuentan con funcionarios desleales», dijo el ministro al señalar que el caso de la fuga en Pedro Juan Caballero se debió fundamentalmente a este factor.

«Ninguna de las instituciones ha podido sustraerse a ese flagelo pero hay una lucha sin cuartel contra la corrupción. En mi institución quienes aparecían como responsables de hechos de corrupción inmediatamente renunciaban y eran sometidos a un proceso penal. Los efectos de la corrupción son invisibles hasta que suceden», indicó el ministro.