Lucha decidida logró significativos golpes al crimen organizado en 2020

19 diciembre, 2020166

Asunción, Paraguay, Agencia IP.- El Gobierno paraguayo concretó operativos históricos contra el crimen organizado durante el 2020, a través de una serie de procedimientos que, entre otros, anuló más de 3 millones de kilos de marihuana, generando un golpe multimillonario para las finanzas de las organizaciones criminales.

La incautación de un total de 3.245.391 kilos de marihuana, 2.360 kilos de cocaína, y 120.880 dosis de crack fueron los números que arrojaron los operativos que realizó la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), en diferentes puntos del territorio nacional en alianza con otros organismos de seguridad.

Dichos números generaron en lo que va del año, un perjuicio al narcotráfico de 117.584.890 dólares americanos que también derivó a la detención de 328 personas relacionadas a la operativa de las cargas, según datos proveídos por la Senad.

Durante su rendición de cuentas ante el Congreso Nacional este año, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, había destacado que desde el inicio de su gestión se ha emprendido una de las “batallas más duras”, haciendo referencia al combate contra el narcotráfico y el crimen organizado.

En esta batalla, donde contribuyen y coordinan acciones organismos de seguridad diversos como la Senad, el Ministerio Público, la Policía Nacional, y las Fuerzas Armadas, se recogen positivos resultados durante el presente año.

Narcotráfico: carga récord y ampliación de acciones

La incautación más emblemática de este año se dio en octubre como producto de un trabajo conjunto entre la Policía Nacional y el Ministerio Público, en un puerto privado de la ciudad de Villeta.

Allí cayó una “histórica” carga de más de 2.600 kilos de cocaína que pretendía ser enviada a Europa en once contendedores que llevaban carbón vegetal.

En apoyo al trabajo desplegado, el presidente Mario Abdo Benítez fue hasta el lugar de la incautación y destacó el esfuerzo realizado por los organismos de seguridad e investigación que llegaron hasta la mayor incautación de cocaína en la historia del país.

Otras acciones marcaron la ampliación de la lucha contra el narcotráfico en distintas regiones del país. En un operativo en el Chaco paraguayo fueron incautados unos 425 kilos de cocaína y una aeronave en una pista clandestina ubicada en el distrito de Toro Pampa, Alto Paraguay, mediante el trabajo de la Senad y el Ministerio Público.

Foto Senad.

Así también, tras una investigación desarrollada por agentes especiales, pudo ser interceptada en Alto Paraná una aeronave de procedencia boliviana con un cargamento de cocaína de 431 kilos. Para llegar a ese resultado, se desplegó un trabajo de inteligencia en base al cual se montó un operativo que contó con el apoyo de la Fuerza Aérea Paraguaya.

También, más recientemente, en la zona de La Paz, departamento de Boquerón, fue incautado un camión Scania con cerca de 16.000 litros de acetona, que constituye materia prima para la elaboración de cocaína.

Así como fruto del desarrollo de una investigación por tráfico de cocaína fue la incautación de 385 kilos de la droga, así como también el decomiso de una avioneta con matrícula boliviana en un establecimiento rural de la zona de Bahía Negra, Chaco.

Igualmente, en septiembre pasado, la “Operación Status” permitió desbaratar una de las estructuras más poderosas de narcotráfico y lavado de dinero en la región.

Las actividades de lavado de dinero operaban a través de casas de cambios y otras empresas con capacidad de movilizar grandes volúmenes de dinero y eran conducidas por el grupo familiar, «el clan García Morínigo».

Para el historial de operativos contra el crimen organizado, este trabajo investigativo se erige como el más importante a nivel internacional entre Paraguay y Brasil. Los detenidos de nacionalidad brasileña fueron extraditados a su país.

En todas estas acciones se lograron capturas de importantes jefes y operativos de la estructura del narcotráfico.

Entre las detenciones más importantes figura la de Pedro César Prieto, considerado elemento clave en la provisión de armas al Comando Vermelho desde la triple frontera, y de Fabrizio Santos Da Silva, alias «Guri» o «Nené», considerado por autoridades brasileñas como el jefe de la Organización Criminal Os Manos de Río Grande do Sul.

En cuanto al combate al cultivo y comercialización de marihuana fueron desplegados varios operativos que redundaron en importantes golpes a los traficantes. Entre los de mayor envergadura figura el Nueva Alianza en Amambay, que luego de varias incursiones en zonas boscosas anuló más de 494 toneladas de marihuana.

Foto Ilustración/Senad

Así también, los trabajos de inteligencia permitieron llegar a cultivos en zonas protegidas, como el caso del Parque San Rafael, Itapúa, donde fueron destruidas 40 toneladas de la droga, generando cuantiosos daños a las finanzas de esquemas de tráfico y sumando seguridad a los espacios de gran valor ambiental.

Igualmente se desplegó un trabajo inédito contra el narcomenudeo que afecta de manera constante a las familias tanto por la venta como por el consumo de drogas.

La operación Gorilla Glue, una de las acciones emblemáticas del año, se realizó mediante acciones de inteligencia con origen en una red de distribución de marihuana de alto costo y producida en laboratorios clandestinos de Asunción y Fernando de la Mora. Estos espacios ocultaban invernaderos (Indoor) altamente equipados y manejados por jóvenes de elevado nivel social, tanto que el precio de la droga se posicionaba como uno de los más costosos del mercado.

En cuanto al tráfico de drogas a través de encomiendas aéreas se destaca la creatividad para camuflar cargas y el trabajo delicado para detectarlas. Desde alimentos enlatados hasta libros de Caperucita Roja fueron utilizados para el envío de drogas a diferentes puntos del mundo, no obstante fueron interrumpidos gracias a la rápida reacción de los canes instalados en la principal estación aeroportuaria del país, el Silvio Pettirossi.

Lucha contra el EPP y otros grupos criminales

En la lucha contra el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), el cambio de estrategia realizado en el último año redundó en históricas bajas, que se no lograban desde hace seis años.

El 21 de noviembre pasado fueron abatidos por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) tres importantes miembros del criminal, luego de un enfrentamiento que se registró en el departamento de Concepción.

Este hecho fue destacado por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, quien recordó que la última vez que se obtuvieron logros similares en contra del grupo criminal fue en el 2014.

En otra importante acción contra grupos armados, en la zona de Cerro Memby, ubicado en el distrito de Yby Yaú departamento de Concepción, fueron abatidas tres personas y detenidas otras seis mediante el Operativo Sapukai.

El grupo criminal desbaratado correspondía al brazo armado de la estructura de Jarvis Chimenes Pavao, quien se encuentra cumpliendo condena en Brasil.

Con la extradición de Pavao y el asesinato del número dos de la organización, el grupo de sicarios quedó “como terratenientes del establecimiento” ganadero de Pavao en la zona de Cerro Memby.

El grupo inició sus propias actividades dedicándose al tráfico de drogas, a brindar protección para el transporte y al secuestro exprés.

El fiscal Antisecuestros, Federico Delfino, confirmó que los miembros de la gavilla eran responsables del secuestro exprés de ocho personas en Capitán Bado en noviembre de 2019.

Avances contra el lavado de activos

Ante el flagelo del lavado de activos, el Gobierno Nacional, a través de la Secretaría de Prevención del Lavado de Dinero y Activos (Seprelad), marcó como prioritaria la alianza entre el sector público y privado para superar la evaluación del Gafilat prevista para el 2021.

La posición de Paraguay en esta materia se fortaleció a nivel internacional al asumir en noviembre, por 12 meses, la presidencia pro témpore del Grupo de Expertos para el Control de Lavado de Activos (Gelavex) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Al asumir la presidencia, el ministro Carlos Arregui, ratificó que la lucha contra el lavado de activos es una causa nacional para el Paraguay, además de unas las principales prioridades de la administración del presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Sentenció que la prioridad es que Paraguay siga figurando en una “línea vanguardista”, en cuanto al control del lavado de activos, la prevención y el combate efectivo del mismo.