La niña raptada fue asesinada por Héctor Eduardo Martínez Núñez autor confeso del macabro crimen.