Estancia El Tigre, base de megacargas de cocaína incautadas en Europa

Las cuatro cargas de cocaína que salieron de Paraguay y luego fueron incautadas en puertos de Europa desde mediados del 2020, a más de otros dos alijos de la misma droga cuyos envíos al exterior fueron frustrados, están conectados con la estructura criminal que usaba la estancia chaqueña El Tigre como base de operaciones, según la Policía

El viernes 2 de junio del 2017, una comitiva de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), encabezada por el fiscal Osvaldo García, allanó por primera vez la estancia El Tigre, de unas 20.000 hectáreas, ubicada en la frontera con Bolivia en la zona de Agua Dulce, distrito de Bahía Negra, Chaco.

Aquella vez los agentes no encontraron cocaína en el sitio, pero sí hallaron fusiles, rifles, escopetas pistolas, municiones y ropas camufladas, que estaban dentro de tambores enterrados a unos 200 metros del casco principal de la estancia.

Los uniformados también ubicaron en la hacienda pistas de aterrizaje, una avioneta Cessna 210 con matrícula ZP-BCZ, a más de sofisticados equipos de comunicación.

Los investigadores señalaron que el Instituto Nacional del Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) había cedido aquellas tierras a Benito Giménez, pero este sería un prestanombre del brasileño Andrés Noguera. Sin embargo, luego los antidrogas confirmaron que el verdadero dueño y quien usaba de la hacienda era el narco brasileño Jarvis Chimenes Pavão, actualmente preso en su país.

Cuatro años después, el 23 de febrero, pasado policías y fiscales nuevamente allanaron la estancia El Tigre, donde esta vez incautaron 1.344 kilos de cocaína pura, una avioneta bimotor y capturaron a tres operarios de las pistas clandestinas que funcionaban en el sitio, incluyendo al administrador general, el abogado Waldimiro Ymas González, actualmente preso acusado por narcotráfico.

Durante esta última incursión, los agentes de la Unidad de Investigación Sensible (SIU) y del departamento Antinarcóticos de la Policía recogieron la información de que el sitio era una base de operaciones a gran escala para el tráfico de cocaína. Vecinos confirmaron que diariamente aterrizaban en el lugar tres a cuatro naves bimotores con bandera boliviana aparentemente cargadas con cocaína.

Luego, una parte de esta mercancía era sacada de El Tigre rumbo a la frontera con Brasil en naves monomotores, pero la parte más grande era trasladada por tierra hasta el río Paraguay, donde lo cargaban en barcos para ser llevada hacia Asunción, según fuentes de la Policía Nacional.

A partir de estos datos, los agentes antidrogas han ido barajando datos que les hace concluir que todos los enormes cargamentos embarcados desde el Paraguay y que fueron detectados en puertos europeos salieron de El Tigre o en todo caso pertenecían a la misma estructura criminal que usaba esta propiedad. Siempre de acuerdo con datos proveídos por los investigadores, esta facción criminal utilizó empresas ya creadas mucho antes y algunas con reconocidas trayectorias para camuflar las remesas de droga entre productos de exportación como el cuero, arroz, harina de soja, cuero, madera, carbón vegetal, azúcar y pinturas.

Al mismo tiempo la falta de controles en los puertos privados instalados en la ribera del río Paraguay es otro factor importante aprovechado por esta facción. Ninguna de estas terminales portuarias cuentan con escáner para verificar los contenedores a ser enviados al exterior, mencionaron.

Dos cargas de cocaína cayeron en Bélgica, en el 2020

Fue así que el 18 de junio de 2020 se descubrió en el puerto de Amberes, Bélgica1.331 kilos de cocaína oculta en bolsas cargadas con harina de soja embarcadas en el Puerto Seguro Fluvial de Villeta, en Paraguay. La empresa exportadora fue Atis SRL, cuyos dueños son Luis Fernando Sebriano González y Pedro Alejandro Gauto Echevarría.

Unos días después, el 26 de junio, incautan otro alijo de 3.400 kilos de la misma sustancia en el puerto de Amberes, en Bélgica. Esta vez la carga salió del Puerto Terport SA de Villeta.

Cuatro meses después, el 19 de octubre del mismo año 2020, agentes de la SIU y Antinarcóticos de la Policía detectan 2.906 kilos de droga, que iban a salir de nuevo entre carbón vegetal en el Puerto Terport SA de Villeta, con destino al puerto de Amberes, en Bélgica. por esta caso fuero detenidos y procesados Cristian César Turrini Ayala y Alberto Antonio Ayala Jacquet.

Droga en latas de pintura, en Alemania

El 12 de febrero de este año, un colosal envío de 16.174 kilos de cocaína que estaba guardada en latas de pintura acrílica, fue atrapado en el puerto de Hamburgo, en Alemania. La mercancía salió del Puerto Seguro Fluvial de Villeta, en Paraguay. La firma exportadora fue Pinturas Tupã SA, cuyo dueño es Diego Isaac Benítez Cañete. Por este caso, nadie está detenido en Paraguay.

El 2 de abril pasado, nada menos que 10.964 kilos de cocaína, disimulados entre planchas de cuero, fueron incautados en el puerto de Amberes, en Bélgica. La sustancia prohibida salió del Puerto Seguro Fluvial de Villeta, en Paraguay. La firma exportadora fue Neumáticos Guairá, representada por Luis Fernando Sebriano González y Pedro Alejandro Gauto Echevarría.

Finalmente, el 27 de julio pasado, una carga récord de 3.415 kilos del polvo blanco, que iba a ser acondicionada en bolsas de azúcar orgánica, fue descubierta por la SIU en un depósito de Fernando de la Mora. por este hecho se hallan recluidos por el hecho Juan José Dubini Franco, Juan José Dubini Verdún, Alberto Julián Martínez Romero y Bruno Vicente Ciancio Amarilla. Los únicos detenidos por estos casos son algunos propietarios de las firmas que eran utilizadas por los verdaderos patrones para mover las cargas, mientras que otros nunca fueron molestados por la Fiscalía.

Vinculan atentados con narcos

El ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, señaló que los últimos atentados registrados en Asunción y San Lorenzo estaban vinculados con el narcotráfico, dando a entender que aquellos sonados crímenes fueron ordenados raíz de las incautaciones efectuadas por los organismos de seguridad.

En la noche del 12 de setiembre último, tres asesinos a sueldo eliminaban a balazos al empresario Mauricio Daniel Schuartzman Parnes (52), frente mismo a su domicilio, en el residencial barrio Jara de Asunción. La víctima llegó al lugar al mando de una camioneta BMW X6 blanca, con matrícula AADB 084, que esta registrada a nombre de la empresa Grupo Tapyracuai SA, representante de embarcaciones.

En la mañana del martes pasado, el capitán de navío Humberto Ismael Fleitas Giménez (49) fue muerto a tiros cerca su casa en San Lorenzo por varios pistoleros. Luego, los fiscales encontraron US$ 37.800 en el dormitorio del uniformado, en su unidad, el del Arsenal de Marina de la Armada Paraguaya. ABC