Clan Insfrán busca desmarcarse del asesinato del fiscal Pecci 

El abogado del clan Insfrán aseguró este viernes que la familia no tiene nada que ver con el asesinato del fiscal Marcelo Pecci en Colombia. Un medio colombiano publicó que uno de sus integrantes habría ordenado el crimen.  

Miguel Mendieta, abogado del clan Insfrán, sostuvo en contacto con radio Monumental 1080 AM que ningún miembro de la familia “tuvo motivos” ni ordenó el homicidio del fiscal Marcelo Pecci, asesinado a tiros en Colombia.

“No hay motivos del por qué ellos podrían atentar contra Marcelo Pecci. Ellos no lo conocían. Me pidieron que salga a hacer las aclaraciones, justamente por lo que pasó con el fiscal”, remarcó el abogado.

Francisco Luis Correa Galeano, de 43 años, a quien señalan los investigadores de ser el cerebro del crimen, declaró ante las autoridades colombianas y algunas partes de su versión fueron reveladas por el periódico El Tiempo.

De acuerdo con Correa, a él lo ubicaron en Medellín dos hermanos colombianos a petición de una persona que hace parte de una de las redes más grandes dedicadas al tráfico de cocaína en Paraguay. El hombre afirmó que recibió 2.000 millones de pesos colombianos por la muerte de Pecci.

Tras su declaración, la investigación apunta al esquema dedicado al narcotráfico de cocaína, que era liderado por Miguel Ángel Insfrán Galeano, del clan Insfrán, y del uruguayo Sebastián Marset; ambos prófugos de la Justicia en el marco del operativo A Ultranza PY.

José Insfrán “no ingresó al país”

Por otro lado, el abogado dijo que el presunto narcopastor José Insfrán no ingresó al país el pasado 8 de julio, a través del puesto de control migratorio de Puerto Falcón e indicó que él no hubiera ingresado jamás por Clorinda, sino por Ciudad del Este o Salto del Guairá.

“El pastor José Insfrán no ingresó a Paraguay el 8 de julio. ¿Dónde está? No sé”, sostuvo y señaló que toda la familia está junta, pero no sabe dónde. “Están todos juntos, pero no sé dónde. No están en el continente, por lo que me dieron a entender”, acotó.

Para la Fiscalía, el hombre está ligado a un esquema que funciona en Asunción y Santaní para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

José Insfrán habría utilizado como fachada a la iglesia para la compra de varios inmuebles. En sus primeros pasos, integró listas de la ANR en Mariano Roque Alonso y en el 2019 mudó su voto a Curuguaty, donde erigió un lujoso templo.

Según las investigaciones, el pastor fugitivo —junto a su hermana Yolanda Insfrán, también con paradero desconocido— conformó un bloque dedicado al blanqueo de capitales.

Traslado de miembro del clan

En otro momento de la entrevista, Miguel Mendieta descartó que el traslado de la cárcel de Emboscada a Tacumbú de Conrado Insfrán haya sido por peligro de rescate.

“No sé de dónde salió la versión del peligro de rescate, sino que hubo una amenaza de muerte contra mi cliente”, indicó.

Conrado es el único miembro del clan familiar que está detenido, mientras que continúan en rebeldía los hermanos Yolanda Insfrán, Miguel Insfrán y José Insfrán, estos dos últimos pastores. UH