Policiales

¿Qué pasó con el celular de Laura Casuso?

La principal sospechosa de haberse llevado el celular de Laura Casuso -asesinada a la salida de un templo masónico en Pedro Juan Caballero-, se presentó y dijo no tener el teléfono en su poder. Con esto, la Fiscalía cambia de rumbo para poder localizar el aparato móvil, al considerarse este un elemento clave para la investigación.

Olga Raquel Celeste Giménez se encontraba prófuga, con una orden de captura y en la mira del Ministerio Público. Todas las pruebas apuntaban a que se llevó el celular de la abogada Laura Casuso, luego de que fuera abatida a la salida de un templo masónico en Pedro Juan Caballero.

A un mes del crimen, la mujer se presentó ante la fiscala Sandra Díaz para contar lo que ocurrió aquella tarde noche del lunes 13 de noviembre, cuando ella y Casuso salían de aquella reunión.

Efectivamente, Olga Raquel había tomado el celular de Casuso. Al menos eso fue lo que la Fiscalía dedujo tras analizar las imágenes del circuito cerrado de la zona, que había grabado todo lo acontecido antes, durante y después del trágico atentado.

La secuencia mostró a Laura Casuso salir del sitio con una botella de gaseosa, un teléfono celular de color blanco y un manojo de llaves en sus manos. Detrás de ella salió otra mujer, identificada como Luiza Milena Soto, quien supuestamente acompañó a la abogada en su camioneta.

Giménez aparece en escena minutos después del ataque y momentos antes de que una multitud se agolpe en la escena del crimen. Las cámaras captaron cuando, aparentemente, tomó el celular; sin embargo, aquel día dijo que lo dejó nuevamente en el sitio, tras ser advertida.

De ahí en más, un confuso episodio se vivió en medio de la presencia de los vecinos que rodeaban a Casuso mientras estaba en el suelo. Fue por esa razón que el Ministerio Público citó a la mujer el pasado 16 de noviembre, pero no apareció.

La Fiscalía ordenó su captura al día siguiente. Ante la situación, Giménez exigió garantías y anunció que se presentaría ante la Justicia cuando se dieran las garantías del debido proceso. El pasado jueves, a casi un mes de haberse emitido la orden, se presentó y brindó detalles de lo sucedido.

“Yo agarré el teléfono, metí a la casa (templo masónico), le di a una compañera y volví a salir”, fue lo que dijo Olga en su declaración indagatoria ante la agente del Ministerio Público.

Si bien no entró en mayores detalles, la fiscala Sandra Díaz contó a Última Hora que la mujer recordó que entregó el teléfono a otra compañera que estaba en la reunión.

Esta segunda mujer, en su relato ante la fiscala, también mencionó que Olga Giménez le entregó el teléfono móvil, pero sostuvo que lo volvió a dejar sobre una mochila de la abogada, que estaba en el patio de la casa.

La investigación vuelve así a su punto de partida y de ahora en más se aboca a determinar ¿qué pasó con el celular de Laura Casuso?

El dispositivo es un elemento clave del proceso para la Fiscalía, ya que podrá determinar los últimos contactos que realizó la abogada antes de ser abatida.

Guerra del PCC

El asesinato de Laura Casuso, abogada y mujer de confianza de Jarvis Chimenes Pavão, se enmarca en una lucha emprendida por el Primer Comando Capital (PCC) para borrar al clan Pavão de la frontera.

Las investigaciones apuntan a que el grupo criminal ligado al tráfico de drogas y armas busca copar el hueco dejado por Jarvis y Jorge Rafaat, asesinado en el 2016. UH

Comentarios

Más popular

Hasta arriba