Internacionales

CRISE EN PY.Lo más feo desde el 2012

Se cierra la peor semana económica que Gobierno alguno haya enfrentado desde el 2012. El Centro de Importadores del Paraguay (CIP) sacó el miércoles 29 un durísimo comunicado muy preocupado por el mal momento económico que sufrimos y la caída del consumo de la gente. Y alertó sobre la crisis en Ciudad del Este, que, infelizmente –opinión mía– empeoró por el terrorismo financiero de varios medios de comunicación, de la mano de asquerosos intereses políticos y económicos sin importarles en nada darle un golpe bajo en el estómago a Juan Pueblo, justo cuando su comida se achica.

Le siguió la Cámara Nacional de Comercio y Servicios de Paraguay (CNCSP) señalando también con dureza que la economía no está bien y que en este escenario delicado no es conveniente aprobar el proyecto de reforma tributaria que está en el Congreso, porque todo cambio de la regla del juego enturbia aún más la cancha y profundiza la incertidumbre, lo que empeora todo. Los empresarios y productores, nerviosos. Y Juan Pueblo con el Jesús en la boca. Algunos grupos económicos con “sus” prensas calculando ganancias mayores.

Y justo en el mismo feo día, vino la confirmación de lo que ya adelantamos dos semanas atrás. No vamos a crecer 3,2% este año como espera el Banco Central del Paraguay (BCP). Según el centro de estudios “Desarrollo en Democracia” (DENDE) –uno de cuyos miembros principales es el ex ministro de Hacienda César Barreto– creceríamos 1,9%. Sólo 1,9%.

Dejando atrás su anterior pronóstico del 3%. Casi todos ya manejan 2% y por debajo del 2% como estimación nueva, corregida y real. En mi caso 1,8%. Ya sufrimos el peor año económico desde el 2012 cuando caímos 0,5%. Después de 7 años, hay que vivir y manejarse con lo peor. Pero mucho ojo: Lo peor, lo feo, no significa caos, desastre, inestabilidad o crisis. Golpeados pero no tumbados ni caídos. Claro que la marcha más lenta duele, duele. Duele decirlo pero hay que decirlo. El primer paso para enfrentar responsablemente el problema es no mentir sobre la “verdadera realidad”.

En este punto fundamental para encontrar salidas ¿cómo se explica que el desempleo haya disminuido en el primer trimestre 2019 según fuentes oficiales, cuando todo, todo, ha venido complicándose a partir del primer semestre del año pasado, con indicadores cada vez más negativos, al punto que la actividad económica cayó 4,6% en abril y 2,8% en tres mes, según datos del propio BCP? Por favor, no caigamos en el vicio estronista de maquillar datos, manipularlos y dibujar una falsa realidad.

El Gobierno no reacciona con firmeza. Lanza casi con desesperación números mágicos sobre inversiones públicas que tocan el cielo, pero no pisan tierra. Cuidado, la podemos comer. Duele decirlo, pero hay que decirlo (DDPHQD).

Comentarios

Más popular

Hasta arriba