Frontera

La cúpula local de Itaipú cobró G. 6.218 millones en 6 meses

J
José Alberto Alderete, director de Itaipú Binacional.
Raúl Cañete
Itaipú está en el centro del debate, debido a que Paraguay y Brasil tienen que sentarse a revisar las bases financieras, contempladas en el Anexo C del Tratado (documento que cumple 50 años en el 2023). Las autoridades brasileñas ya anunciaron que buscarán reducir los costos de la central, puesto que estos hacen que la tarifa de venta se eleve, lo que atenta contra los intereses de Eletrobras, empresa que compra el producto de la hidroeléctrica en el país vecino.

Mucho del reclamo brasileño guarda relación con los gastos que se hacen en la margen paraguaya (Margen Derecha), dentro de los polémicos fondos sociales, viáticos, remuneraciones y adicionales. Si bien en el país vecino los pagos también son altos, el cuestionamiento se basa en que el lado paraguayo siempre tuvo más trabajadores que el brasileño. Actualmente, la Margen Derecha cuenta con 1.681 empleados, mientras que la Margen Izquierda posee 1.391 funcionarios.

Revisando la planilla oficial del lado paraguayo de Itaipú, se observa que en solo seis meses la plana mayor cobró poco más de G. 6.217,9 millones. Los recursos se reparten entre salarios, honorarios, adicionales (anuenio y auxilio de alimentación) y viáticos (ver infografía).

Solo el Directorio nacional llevó G. 3.543 millones en seis meses de trabajo en honorarios y sueldos. Por este mismo concepto, los integrantes del Consejo de Administración cobraron G. 2.146 millones. A ambos grupos se les deben sumar viáticos y adicionales, que equivalen a G. 528 millones para obtener la cantidad final.

El director José Alderete fue nombrado recién el 15 de agosto de 2018, pero al final de ese mes ya cobró la totalidad de su honorario, el cual representa G. 106.871.738. Además, en medio año llevó un adicional de G. 18.299.638 en concepto de auxilio alimentario. En total, el principal conductor del lado paraguayo de Itaipú percibió G. 659,5 millones de agosto 2018 a enero 2019 por honorario más adicional. Pero además cobró viáticos por G. 43.396.593 en ese plazo, dejando la cifra final en casi G. 702,9 millones.

DATOS LLAMATIVOS. La designación de ciertos componentes del equipo nacional de Itaipú por parte del presidente Mario Abdo Benítez fue muy criticada por varios sectores, pues lo catalogaron como devolución de favores políticos, en lugar de nombrar a técnicos especializados, de cara a las negociaciones con Brasil.

Los nombres más cuestionados fueron Iris Magnolia Mendoza (directora jurídica ejecutiva), Alberto Cabrera Villalba (director administrativo ejecutivo) y Crecencio Molinas Lugo (consejero).

Mendoza es esposa de Silvio Ovelar, presidente del Congreso Nacional, quien ya ingresó a la hidroeléctrica en el 2007. Como funcionaria de carrera, la mujer recibía un salario de G. 23.897.100 hasta julio pasado, más anuenio por G. 2.628.681 y auxilio de alimentación por G. 2.424.311. Tras ser nombrada por el Ejecutivo, en agosto pasó a cobrar un honorario de G. 40.886.998, que hoy figura en G. 73.684.371, según la nómina de enero. Su remuneración total alcanza hoy G. 105.610.817.

Cabrera Villalba también se embolsa G. 105.610.817 mensualmente (honorario de G. 103.186.506 más auxilio alimentario de G. 2.424.311). En diciembre pasado, hizo un viaje a Londres, Inglaterra, y solo por ese traslado recibió un viático de G. 14.162.667.

Molinas Lugo gana G. 82.549.205 en el Consejo, luego de haber sido criticado por formar parte del equipo político del imputado diputado Ulises Quintana.

HISTÓRICA EXCUSA. Durante años, las autoridades locales de Itaipú manifestaron que las erogaciones necesariamente tienen que ser altas, pues así está establecido en la matriz salarial y todo lo que ganan los brasileños debe equipararse en los pagos para los paraguayos (principio de equidad). También han argumentando que la hidroeléctrica es una entidad supranacional, creada por Tratado, por lo que está por encima de las leyes de la función pública, presupuesto, contrataciones públicas y hasta fuera del alcance de la Contraloría. Itaipú defiende los gastos alegando que salen de su auténtico presupuesto y no son fondos públicos.

Pablo Seitz, director de Contrataciones Públicas, aseguró que tanto Itaipú como Yacyretá son entidades públicas, sus patrimonios son públicos y, por ende, deben ceñirse al mismo nivel de transparencia en sus manejos, como indica el derecho público y administrativo.

Cuando Eletrobras anunció su privatización, hace dos años, medios brasileños accedieron a los datos salariales de la binacional, lo que generó estupor por el exorbitante nivel de los sueldos.

El hecho de que la represa incurra en altos gastos termina repercutiendo en una tarifa de venta de energía más elevada (que paga la ANDE), dado que tiene que recaudar para cumplir con sus compromisos.

“Es perverso ese nivel salarial”
Octavio Airaldi, ex contralor general, había manifestado que los pagos que se hacen en las binacionales son una falta de respeto para el 99% de la población paraguaya.
Añadió que de ninguna manera están justificadas estas erogaciones.
Si bien los salarios no pueden ser bajos, considerando que es una empresa demasiado grande, tampoco se puede llegar a los USD 25.000 mensuales, remarcó. “A mí me parece perverso que en nuestro país miembros del Consejo de Administración y del Directorio estén con ese tipo de salarios”, cuestionó el ex responsable de la entidad contralora.
Relató que estuvo unos meses en Itaipú y le explicaron que supuestamente los paraguayos no pueden ganar un salario diferente a los brasileños, lo que le parece un análisis simplista. En el propio Brasil no se deberían tener esos niveles de salario, pese a tener una economía más grande que la nuestra, expresó.

Comentarios

Más popular

Hasta arriba