Frontera

“El desarrollo inmobiliario se viene y cambiará la cara de Asunción”

01 de julio de 2018 – 01:00

El diputado colorado sería el titular de la Senavitat.Archivo ÚH

Para el próximo ministro de la Vivienda, Dany Durand, Asunción se encuentra en pleno auge inmobiliario, aunque falta corregir el deficiente servicio sanitario de la ciudad. Propone beneficiar a la clase media con créditos con bajas tasas.

Rosalía Ciciolli

El arquitecto Dany Durand asumirá como ministro de Urbanismo, Vivienda y Hábitat, tras la asunción de Mario Abdo Benítez. El ex diputado será el primer titular de una institución en transición, que pasará de funcionar como secretaría a ministerio. De todas maneras, Durand dejó en claro que dará continuidad a los proyectos concebidos bajo el mandato de Soledad Núñez, aunque propone incluir a los grandes desarrolladores inmobiliarios en la concreción de megaproyectos, como el complejo habitacional de Mariano Roque Alonso, y la construcción de 500 viviendas en el Bañado Sur. El futuro ministro apunta a contemplar a la clase media en los próximos planes habitacionales a ser encarados por la nueva cartera, aunque los 93 departamentos iniciales de Mariano Roque Alonso podrían ser destinados a beneficiar a funcionarios públicos.

–¿Cuáles serán los planes que encarará en primer lugar, ni bien asuma como ministro?

–Durante el periodo 2013/2018 (como diputado nacional), aprobamos dos leyes muy importantes. La primera, sobre las viviendas de carácter social, para que los propietarios puedan acceder a su título a bajo costo; y la segunda fue la Ley de Fomento de la Vivienda para la clase media, con la finalidad de que el BNF otorgue préstamos a una tasa del 7,5% para viviendas de hasta G. 250 millones, y de 9,5% hasta G. 300 millones. Aunque esta ley no se reglamentó aún, será muy importante para expandir las soluciones habitaciones. Nosotros ya no diremos: “Construimos 30.000 casas en cinco años, a un promedio de 6.000 por año”, porque eso no bajará el déficit habitacional de 1.200.000 casas. Trabajaremos sí con el sector desarrollador, que fue muy partícipe en la concreción de esta normativa, para contemplar la construcción de viviendas de USD 50.000 o USD 60.000, que permitan pagar tasas más baratas.

–Hasta ahora la Senavitat preferenció a las clases menos favorecidas, ¿usted ampliará ahora el plan de acción para llegar a la clase media también?

–Nosotros ampliaremos esa base trabajando con la clase media y media baja, que es la más desprotegida porque no tiene acceso al crédito, como resaltaron los desarrolladores. Debemos reconocer que el eje corporativo construido sobre Aviadores del Chaco y Santa Teresa fue obra de los desarrolladores inmobiliarios, no del Estado. El Estado, al contrario, tenía que haber planificado e instalado antes los servicios en esa zona. Creo que así vamos a poder ampliar nuestra mirada a través del ministerio porque el déficit habitacional no solamente afecta a gente de menos recursos.

–¿Como harán para que el BNF cuente con el colchón financiero para otorgar tantos créditos a bajas tasas?

–Debemos entender que por eso elevamos a la Senavitat a categoría de ministerio. Todo el otorgamiento de créditos que antes manejaba esta institución ahora pasará al BNF. El ministerio se dedicará a marcar las políticas habitacionales, de urbanismo, a incentivar el trabajo con los municipios y a fomentar la construcción de viviendas. Y eso traerá aparejado que el BNF, en concordancia con el Gobierno y con la AFD, obtenga los créditos de afuera. Y eso también obligará a los otros bancos que quieran trabajar en esta línea a bajar sus propias tasas. También podemos impulsar un programa de incentivos para que las personas que quieran acceder al crédito se vayan preparando, depositando en una caja de ahorro de G. 1.000.000 por mes.

–¿Cuáles serán sus primeras medidas a nivel administrativo cuando asuma?

–En primer término, vamos a conocer a la gente. Les quiero dar tranquilidad a los funcionarios en que no vamos a hacer grandes cambios. Entraremos en una etapa de transición de secretaría a ministerio, e iremos viendo con el tiempo cuáles serán los jugadores que irán a cada lugar. No podemos parar el trabajo que ya se venía haciendo; al contrario, tenemos que prepararnos para implementar más proyectos. El último Gobierno comprendió muy bien la cantidad de mano de obra que genera la construcción de vivienda, al punto que el presupuesto de la Senavitat pasó en cinco años a doblar su presupuesto de USD 600 millones, con la inclusión de los fondos de Itaipú, Yacyretá, la donación china de USD 75 millones y USD 100 millones de los bonos soberanos (sic), pasó a USD 1.200 millones y eso se trasunta en obras.

–Uno de los proyectos de la Senavitat que quedó a medio camino es el complejo de Mariano Roque Alonso, ¿qué planea hacer al respecto?

–Para concretar ese proyecto yo quisiera convocar a los desarrolladores inmobiliarios, para que construyan las 2.900 viviendas restantes. Se debe estudiar bien si realmente se puede compartir con alguien a quien prácticamente le están dando un departamento con alguien que está comprando. Creo que eso conllevará aún un estudio para ver bien, porque creo que debemos dar oportunidad también a miles de funcionarios públicos que quieren vivir cerca de su lugar de trabajo. Con la Costanera Norte se llegará desde Mariano al centro de Asunción, en donde estará concentrada la mayoría de los ministerios, en un tiempo máximo de 20 minutos y ahí podemos desarrollar un proyecto fundamental para muchos funcionarios públicos, para que estén cerca de su lugar de trabajo.

–¿O sea que dejará de lado el objetivo primordial de dirigirlo a la clase media para favorecer a funcionarios públicos?

–No, no de esa forma. Aquí, antes que nada, necesitamos aplicar una política de desarrollar los servicios básicos. No podemos empezar la construcción sin un desagüe cloacal. No podemos seguir teniendo pozos ciegos y permeando las capas. Necesitamos trabajar para que se respete el medioambiente. O sea, primero tenemos que planificar cuál será la infraestructura y realizar un estudio de impacto vehicular. Después recién vamos a poder desarrollarlo convenientemente, no solamente para los funcionarios públicos, sino también para la clase media.

–Y en cuanto al plan de construcción de 500 viviendas en el Bañado Sur, ¿qué propone?

–Recalco que daremos continuidad mejorando los proyectos, pero ninguno será cortado. Hay una inversión que ya está haciendo la Itaipú en el Bañado Sur y, sobre todo un trabajo interesante encarado con el sector social. No iniciaremos ningún plan sin hablar con los diferentes sectores. Hay una traza que propone el MOPC y otra que propone la Municipalidad de Asunción de hacer la Costanera. Tenemos que consensuar a ver cuál es el mejor, pero tenemos que entender que el desarrollo inmobiliario de Asunción se viene. La idea de hacer la Costanera Sur y contar ahí con una gran sector para viviendas sociales y otro sector para la clase media, puede cambiar la cara de la capital.
Uh

Comentarios

Más popular

Arriba