Otros

Música a full, gran cantidad de “caña” y chicas casi opívo

¿Y LOS POLIS? Los uniformados no actuaron para atajar los desmanes porque nadie denunció nada ndaje
DESCONTROL. Cada 29 de junio se celebra en esa localidad el día de San Pedro Apóstol, santo patrono de Ypané. ¡Socorro lo que va a ser ese día!

Una noche de fiesta patronal en donde hubo una mezcla de alcohol, bellas señoritas casi opívo, músicas insinuantes y un nivel de intolerancia “cero”, terminó de la peor forma posible, con desmanes y moquetes a bulto.

El la ciudad de Ypané se estaba realizando el “primer impacto” de las fiestas patronales de esa localidad, que es el 29 de junio. Una discoteca organizó un bailongo de aquellos. Pero dentro del recinto bailable todo bien, pero esa euforia y descontrol se desbordó en la calle que se convirtió en tierra de nadie, en donde los puños y patadas iban a imponer su ley, la ley del más fuerte.

La estación de servicios estaba abarrotada de motoqueiros, camionetazas con potentes equipos de sonidos que destrozaban el tímpano de cualquier cristiano, y alcohol en cada centímetro cuadrado. Pero, los volái locales no estaban en el sitio para tratar de “atajar” lo que se venía porque nadie dio voz de aviso.

Unas chicas con latas de cerveza en mano, vestidas con minúsculas prendas bailaban al son de “toma, sacala, toma” casi sin dejar nada a la imaginación.

La ingesta de litros y litros de diversas clases de bebidas alcohólicas iban pasando la factura en la mente y cuerpo de los muchachos, que estaban más sedientos que camello akãnundu. Solo faltaba un pequeño desacuerdo o una mala mirada para que arda Troya o en este caso Ypané.

4:30 HORAS

La pelea llevó a su máxima expansión a esa hora cuando todos los gatos son pardos.

BIEN, GRACIAS

Los agentes del orden no aparecieron por el local en donde se garrotearon kangue loperro.

SIN DENUNCIA

Crónica se comunicó con la Comisaría 23.ª de Ypané. Nos dijeron que no hubo denuncia.

Un surtidor fue el epicentro de una batalla campal entre farristas

A eso de las 4 y media de la madrugada del domingo empezaron a repartirse los tongos, patadas y otras caricias entre los fiesteros. El lugar elegido para oficiar de cuadrilátero fue una estación de servicios, ya que en ese sitio un grupo de motoqueiros se agarraron a sopapos aku y patada je’u a bulto. No contentos con todo el sarambi que estaban armando, usaron las botellitas de cerveza como proyectiles, que eran arrojados sin importar hacia dónde iban a impactar. Un motociclista que estaba acompañado de una copiloto, se agarró a trompadas con ¡seis ñatos!, quienes no pudieron atajarlo nunca, ya que al estilo “Tyson” orrepartí soco al que se le acercaba.

CRONICA

Comentarios

Más popular

Hasta arriba