Otros

Cucho: «Cuando salga le voy a sacar millones de dólares al Estado»

Cucho recibió a EXTRA en su pieza privilegiada de Tacumbú ayer y contó los pormenores de su estancia en la Agrupación y en el penal.
Lucía Paniagua Rolandi

El primer destino al que llegó EXTRA para conocer las Celdas VIP de Tacumbú, fue el espacio reservado de Reinaldo Cucho Cabañas, quien según las informaciones a las que accedió nuestro medio, pagó 20.000 dólares por dos cómodos espacios en el penal.

Él estaba en compañía de su madre, a quien despidió para recibirnos. Me saludó con la mano y lo primero que le pregunté, fue si extrañaba a sus hijos. A lo que respondió que sí, que por supuesto. Quebrado el hielo, siguió la conversación.

Contó sobre su experiencia en la Agrupación Especializada, donde afirmó que de lejos, en su calabocito, veía a Marcelo «Piloto» Piñeiro con una celda re amoblada, y él ni siquiera podía ver la luz del día. “Acá por lo menos estoy mejor que en la Agrupación. Ahí estaba en un calabozo donde ni si quiera entraba la luz del sol. Pero igual, acá nosotros somos animales a los que la gente viene a ver como en un zoológico y luego se va, y nosotros nos quedamos”, expresó.

Sin embargo, aseguró que no la pasó del todo mal. Contó que normalmente conversaba con los Policías, especialmente uno que lo custodiaba. “Qué lo que haces vos acá, vos no sos un bandido me decían. Un oficial, recuerdo que mientras yo estaba acostado, rezaba por mi, para que pronto recupere mi libertad, yo le escuchaba como rezaba”, expresó.

Según él, su detención fue completamente irregular. Dio a entender que lo detuvieron por negarse a “colaborar” con la corrupción, que a él le avisaron que le andaban detrás, pero no hizo caso, pues según él no estaba cometiendo ilícito alguno.

“La Senad se ensañó conmigo, la Senabico también. Mi señora y yo tenemos apenas dos propiedades, nada más. Todo lo que ellos dicen que es mío es de otras 16 personas que hoy día ni siquiera pueden disponer de sus bienes, porque están todos investigados. La fiscal Lorena Ledesma no tiene ninguna prueba contra mi”, se quejó.

Entre risas afirmó que no pagó por su habitación, que ni siquiera tenía porqué pagar si no tiene “demasiados lujos”. “Tengo lo básico que uno necesita. Pasa que hay gente no me deja en paz. Ya estoy acá, no sé qué más quieren”, expresó. Aseguró que no tiene nada que esconder, y que cuando salga de la cárcel querellará al estado. «Millones de dólares les voy a sacar», afirmó.

En su dormitorio había somier de plaza y media, aire acondicionado, una heladera, un placard mediano, una mesita de luz, encima de la cual posaba el libro No es por vista, es por fe” de Cash Luna, el cual refirió que lee para no alejarse de Dios.

«Yo soy del CFA (Centro de Adoración Familiar), siempre leo porque yo sé que mi destino no es estar acá. Creo que por algo vine a parar en este lugar. Yo siempre di de comer al hambriento, di de beber al que tuvo sed… ayudé al que necesitaba. En Ciudad del Este ¿por qué yo sabía que faltaban jeringas en el hospital? Porque era yo el que me iba a comprarle a la gente las cosas que necesitaba. Y lo mismo acá, ayudamos en todo lo que podemos a la gente. Y lo voy a seguir haciendo», refirió. Extra

Comentarios

Más popular

Hasta arriba