Otros

Alérgicos: nada de peluches, cortinas ni objetos que acumulen polvo y ácaros

Alérgicos: nada de peluches, cortinas ni objetos que acumulen polvo y ácaros

Los alérgenos más frecuentes en el país que desencadenan reacciones alérgicas son los ácaros del polvo, la caspa de animal, el moho y el polen y otra causa de la alergia son los virus que están circulando en el ambiente, los virus de influenza, adenovirus que también agudizan la enfermedad.

Los ácaros viven en el polvo doméstico, los hongos de exterior, los pólenes, el epitelio de pero y gato, la cucaracha son algunos alérgenos que normalmente deberían ser tolerados pero cuando el sistema inmunológico reacciona en forma exagerada es cuando aparece el asma alérgica y esta época en que se dan constantes cambios de clima, los pacientes alérgicos no logran una adaptación al cambio brusco entre frío y calor y empiezan los molestosos síntomas.

“Los síntomas de las personas con asma empeoran cuando los alérgenos que desencadenan las reacciones alérgicas están cerca; los más frecuentes en nuestro país son los ácaros del polvo, la caspa de animal, el moho y el polen, predominando los dos primeros; otra causa del recrudecimiento de esta enfermedad alérgica son los virus que están circulando en el ambiente, los virus de influenza, adenovirus y otros virus respiratorios que también exacerban o empeoran las enfermedades alérgicas; tanto la rinitis como el asma y principalmente los cuadros respiratorios alérgicos”, explicó la doctora Perla Alcaraz, alergista de la II Cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas.

Indicó que la polución como causal activante del asma que se da por alergia y a la creación de microambientes, como en las casas que se mantienen las ventanas cerradas y la poca ventilación, que predisponen aceleradamente la proliferación de los ácaros del polvo doméstico, registrándolo como uno de los principales causantes de alergia respiratoria a nivel regional.

En pacientes con alergia, el control ambiental es un factor fundamental junto con el tratamiento, con el que se trata de limitar o disminuir la carga del alérgeno en el hogar, evitando los peluches, las cortinas, las alfombras; mantener el espacio sin polvo; evitar la limpieza cuando el paciente está presente, y tratar de usar siempre tejidos anti ácaros e hipo alergénicas.

Entre los tratamientos que puede recibir el paciente se encuentra el farmacológico, con aerosoles, antihistamínicos y corticoides inhalados que reducen la inflamación alérgica en la vía aérea, tanto pulmonar como nasal; los antileucotrienos también son una opción compuesta, pero limitada, por lo que ante prescripción el paciente debe adquirirlo fuera del país; pero en general los aerosoles y los antihistamínicos funcionan evolutivamente en el método de recuperación en la mayoría de los pacientes, agregó Alcaraz.

La inmunoterapia, es un proceso en el que se inmuniza al paciente mediante la administración, gradual y controlada de alérgenos específicos, que produce la alergia, para que el mismo logre la tolerancia.

“El paciente educado conoce su enfermedad y sabe lo que puede ocurrir si no sigue su tratamiento y se cuida más; entonces el paciente educado es la meta de todos los médicos por lo que durante la consulta debemos incluir la orientación en los pacientes”, puntualizó la especialista.

De lunes a viernes en horarios de mañana y tarde previa cita, los pacientes pueden acudir a los consultorios de especialidades alérgicas de las tres Cátedras de Clínica Médica del Hospital de Clínicas.

Comentarios

Más popular

Hasta arriba