El acercamiento del PCC con los grupos terroristas del norte permitió que el grupo criminal brasileño aumente el número de soldados

Banda brasileña crece en número
El acercamiento del PCC con los grupos terroristas del norte permitió que el grupo criminal brasileño aumente el número de soldados con los que cuenta en Paraguay.

Informes de inteligencia a los que tuvo acceso ABC Color señalan que actualmente el grupo brasileño cuenta con al menos 500 miembros activos dentro del territorio nacional.

La cifra seguirá aumentando a medida que prosigan con el reclutamiento y bautismo de nuevos miembros en el interior de las penitenciarías paraguayas. Allí buscan a criminales peligrosos que podrían representar “fichajes” de valía para sus filas.

EPP copia algunos movimientos

La última aparición del grupo criminal EPP también dejó de manifiesto la aparición de ciertas tácticas similares a las utilizadas por el PCC.

Los terroristas del norte iniciaron bajo la tutela y entrenamiento de los guerrilleros de las FARC, de los que copiaron gran parte del modus operandi. Sin embargo, la aparición de una filmación del asesinato de un colono brasileño rompe con esa línea.

El video fue difundido por el Gobierno en una conferencia de prensa y era precisamente lo que buscaban los terroristas del EPP. Este tipo de actuaciones no condicen con el manual de las FARC, documento que tomó como base el grupo criminal. El PCC, en cambio, recurrió en varias oportunidades a la filmación de los asesinatos que perpetró para su posterior difusión.

Protección en la zona de influencia
Los mensajes encontrados en celulares de jefes del PCC en Paraguay reconfirman una versión que era manejada hace tiempo por las fuerzas de seguridad de Brasil y Paraguay: los brasileños consiguieron generar al menos alianzas con los grupos terroristas que operan en la zona norte del país.

En 2017 altos mandos policiales habían alertado sobre el contacto real que ya existía entre esos grupos. Las supuestas diferencias ideológicas poco y nada importan a la hora de establecer negocios.

“Es una realidad con la que las fuerzas de seguridad deben lidiar y sobre la que fueron alertadas las autoridades. El año pasado se entregó un informe a Fiscalía que tenía que buscar más elementos”, señaló una fuente consultada por ABC Color al respecto.

El acercamiento del PCC al EPP es a fin de conseguir protección para los cultivos de marihuana y pistas clandestinas que existen en la zona de influencia de los terroristas del norte y que son manejados por los criminales brasileños.

El PCC consigue así circular tranquilamente por los departamentos del norte, mientras que el EPP recibe a cambio armas y remuneración económica como pago por la protección otorgada.

Este vínculo con un grupo de mayor poderío se convirtió en una prioridad para el EPP luego de que sus “aliados” originales, los guerrilleros de las FARC, quedaran desarticulados debido al proceso de paz iniciado en Colombia. En el PCC encontraron un aliado estratégico para tratar de aumentar su poderío.
abc