Casa Medina: 65 años acompañando el desarrollo de la frontera

Un día como hoy, 04 de febrero, pero del año 1956, hace 65 años, abría sus puertas en Pedro Juan Caballero Casa Medina, tradición de calidad en telas y confecciones.

El matrimonio compuesto por Don Rubén Medina Valiente, contador público, y Doña Gladys González, educadora, llegaron desde la Perla del Norte, Concepción, con sueños, y ansias de trabajo. Aquí se quedaron, afincando raíces entre nosotros, con hijos y nietos, hoy excelentes profesionales que sirven a su comunidad.

Inicialmente se dedicaron a la venta de grasa y sal, además de otros artículos, pero prontamente Casa Medina pasó a ser referencia en el ramo de las telas, tejidos, confección es, uniformes, fajas, sombreros y ponchos, una variedad que rápidamente atrajo y formó una gran clientela a los dos lados de la frontera.

Don Rubén y Doña Gladys, conocida también como “Doña Mary” ejercieron la docencia en distintas instituciones educativas, entre ellas la Escuela Normal y la Escuela de Comercio. También tuvieron amplia participación en distintas actividades religiosas dependientes de la parroquia del Perpetuo Socorro.

Don Rubén, caracterizado por su intachable solvencia moral y honestidad, fue presidente del Club Social Amambay, y de la entonces Asociación de Producción, Industria y Comercio del Amambay (APICA). Realizó varios cursos y fue a los Estados Unidos a representar a nuestra frontera y al país.

Durante estos 65 años enfrentaron etapas difíciles para el comercio local, comerciales los altibajos del comercio fronterizo. Como vestigio de aquella época aún se conserva frente a la tienda uno de los postes, de madera noble, que se utilizaban para atar los caballos. / Esta reseña se basa en datos aportados por Julio César Jara Cabral, escritor pedrojuanino/ fotos color: Elio Acosta. A.570