Fronteira

Francia prohíbe varios implantes mamarios por su potencial cancerígeno

Los implantes en cuestión, que tienen una superficie exterior hecha de macrotextura, es decir, rugosa, constituyen un factor de riesgo en la aparición de linfoma anaplásico de células grandes (LACG) en algunas mujeres.

Las autoridades sanitarias francesas han decidido este jueves retirar del mercado varios modelos de implantes mamarios de uso masivo en España como medida de precaución, por su potencial riesgo de provocar cáncer.

Según explica la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de los Productos de Salud (ANSM) en el país galo, los implantes en cuestión tienen una superficie exterior hecha de macrotextura, es decir, rugosa. Estos y aquellos recubiertos de poliuretano (ya marginales) «constituyen un factor de riesgo en la aparición de linfoma anaplásico de células grandes (LACG) en algunas mujeres». Según algunos científicos, la inflamación causada por la fricción podría estar en el origen del LAGC.

Dado «el raro, pero grave peligro que su implementación pueda constituir», la ANSM ha tomado la decisión de prohibir la distribución, publicidad, comercialización y utilización de implantes mamarios macrotexturizados y de poliuretano. En palabras de Christelle Ratignier-Carbonneil, subdirectora general de la ANSM, esta «medida de precaución» viene a dar respuesta al aumento de los casos de linfoma anaplásico de células grandes asociados a estos implantes y tiene «el objetivo de reducir la exposición de las mujeres a los implantes macrotexturizados y ásperos, que son un factor de riesgo».

Desde 2011, se han notificado en Francia 56 casos de ese tipo de linfoma asociados a este tipo de implantes mamarios. Tres de las mujeres han fallecido. No obstante, el porcentaje de casos es reducido, teniendo en cuenta que hay alrededor de 400.000 mujeres portadoras de estas prótesis mamarias. Una idea que resalta la cirujana Carmen Iglesias, jefe de sección de Cirugía Plástica en el Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Hospital Universitario La Paz y vocal de comunicación y redes sociales de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre): «La prevalencia es muy baja, en una de cada 18.000 mujeres, y la patología es local. En la mayoría de los casos, el problema se resuelve eliminando la prótesis».

Precisamente por la baja frecuencia de estos casos, de momento, la ASNM no ha recomendado la «retirada preventiva» en las portadoras de los implantes sospechosos. Según la especialista de la Secpre, «es importante no asustarse. El signo de alarma es el aumento del volumen de la mama. Si esto no pasa, no hay que alarmarse. Lo que sí aconsejamos es que las pacientes sigan sus revisiones radioclínicas y radiológicas periódicamente, cada dos años».

USADAS EN ESPAÑA
Según la información publicada en Le Monde, la decisión afecta a «casi el 30% de todas las prótesis de mama» comercializadas en Francia. Son varios los fabricantes a los que implica la medida, que entrará en vigor este viernes: Arion, Sebbin, Nagor, Eurosilicone y Polytech. «Son marcas que claramente se utilizan en España», confirma Iglesias, quien agrega que aparte de estos fabricantes, hay otros que comercializan prótesis macrotexturizadas y de poliuretano en España, aunque no lo en Francia.

Se desconoce la tasa de mujeres españolas que portan las prótesis prohibidas por las autoridades francesas. Como explica la vocal de la Secpre, «el registro nacional de implantes se puso en marcha hace dos años y no es obligatorio, por lo que aún no se registran todas las prótesis que se ponen en nuestro país. Es imposible saber cuántas pacientes tienen estos implantes», aunque el uso es amplio.

No obstante, subraya esta especialista, «nosotros no podemos seguir a los franceses en cuanto a su decisión, salvo que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) lo diga. Es el único organismo que puede prohibir el uso de estos implantes». Este periódico se ha puesto en contacto la AEMPS, pero no ha obtenido respuesta alguna.

Por otro lado, añade Iglesias, «la agencia del medicamento de EEUU (FDA) concluyó en su última reunión que no hay evidencia suficiente para tomar ninguna medida. Lo que ha hecho es insistir en la revisión periódica de las pacientes y en la necesidad de informar claramente de los posibles riesgos que pueda conllevar el uso de prótesis antes de implantarlas».

SOLUCIÓN RADICAL
La prohibición de este modelo de prótesis en Francia amplía la decisión que las autoridades francesas tomaron hace varios meses y que sólo afectaba a los implantes rugosos (Biocell) de la marca Allergan. Por la misma razón, Francia se negó a renovar la recertificación necesaria para que esta farmacéutica continuara comercializando sus implantes macrotexturizados. «Todas las agencias sanitarias de Europa se unieron y finalmente no se renovó el certificado CE, por lo que a día de hoy, no se pueden comercializar ni en España ni en el resto de Europa», apunta la vocal de la Secpre.

Ahora, la ANSM ha optado por una solución más radical, al prohibir todas las prótesis mamarias con textura rugosa comercializados en Francia.

Comentarios

Más popular

Hasta arriba