Larga jornada laboral aumenta riesgo de muerte por cardiopatía o accidente cardiovascular