Científicos descubren que las bacterias en el estómago de las vacas pueden descomponer el plástico