A falta de velorios por COVID-19, el duelo se prolonga