Paraguay

“Sé que es marido ajeno pero no quiero perderlo”

Hola, quiero contarte que ando con un marido ajeno, él es todo para mí y no quiero perderlo. Él me dice que vamos a estar juntos siempre, pero desde que su mujer regresó de España, hace dos meses, ya no tiene tiempo para mí.

Aunque pasamos juntos todo el día y las ganas de tener sexo siempre están presentes, ya no es igual, mantenemos una distancia prudencial.

Él sigue siendo atento conmigo, y no quiere que yo salga con nadie, pero tampoco puede prohibirme estando en su situación, entonces deja de hablarme y después él solo me busca otra vez para estar juntos, aunque sea a escondidas. Aunque él trata de disimular, sé que es celoso por mí.

Hace un año que estamos juntos, y desde que volvió su mujer yo me siento sola, porque se nota que él cambió, por más que me dice que no me va a dejar y cada vez que estamos juntos, me besa y abraza fuerte.

El día en que llegó su señora me llamó, le sentí triste, me dijo que recién se dio cuenta que yo había sido le quería de verdad pero que le debe mucho a la mamá de sus hijos que volvió para quedarse ya. Esa tarde se me vino el mundo encima, al saber que siempre estará con su mujer y no conmigo, porque yo siempre le conté lo que sentía por él, sabe que yo lo quiero mucho a pesar de que es mucho mayor que yo. Él tiene 41, diescisiete años más que yo.

Nosotros seguimos hablando igual, siempre está cuando lo necesito, solo sexo ya no tenemos más como antes, pero cuando yo intento dejarlo, él me adula y me dice que no tiene tiempo nomás. Qué hago, porque siempre termino haciendo lo que él me dice, ¿qué hago?

Siempre supe que tenía compromiso y hasta ahora me doy mi lugar, ella es la titular, yo el segundo plato… la que a escondidas lo agarra y abraza fuerte, y lo quiere en silencio. Suelo verlo con su señora, y me aguanto todo, qué voy a hacer, no puedo dejarme de él, yo sé todo lo que le gusta y lo que no, conozco sus debilidades.

A veces no aguanto y le digo que no tiene derecho por mí, que yo puedo hacer lo que a mí se me antoje, pero después me arrepiento. Creo que mi destino es permanecer siempre a su lado, aunque sea triste amar y no ser correspondida.

SONIA, DE MISIONES, 24 AÑOS.

RESPUESTA: Todo depende de lo que realmente querés atraer a tu vida, eres una persona joven, procura ambicionar ser más que la sombra de otra relación, mereces vivir tu propia historia de amor, más si esta persona no te corresponde como se debe. Aunque no te lo dice con palabras, sus actos te demuestran que prefiere guardar las apariencias, que elige quedarse con su señora… no significa que no te ame, seguro que si dependiera de él toda la vida te tendría de amante. ¿Pero es eso lo que realmente necesitas? Pensá más con la cabeza y dejá de lado, un poquito al corazón, porque amar en silencio implica sacrificio y mucho dolor. Y el amor debería ser motivo de alegría. Es hora de identificar cuáles son tus objetivos como mujer, como persona, si vivir eternamente a escondidas o darte la oportunidad de encontrar alguien mejor, que no tema besarte y abrazarte fuerte frente a todo el mundo.CRONICA

Comentarios

Más popular

Arriba