Internacionales

Paraguaya cuenta al mundo su experiencia como propietaria de posada turística

Detrás de los grandes números del turismo, se esconden historias de personas que han logrado transformar sus vidas y su entorno a partir de su involucramiento en el rubro. Para rescatar estas experiencias, la Organización Mundial del Turismo (OMT) elaboró un libro denominado “Historias de Turismo”, que recogió 28 voces de todo el planeta, entre ellas la de una paraguaya propietaria de posada turística.
unnamed59
Se trata de Regina Martínez, quien compartió con el máximo organismo turístico mundial su historia como dueña de la Posada Turística RM, de la ciudad de Ayolas, Departamento de Misiones.

El material, que fue presentado en el segundo día de la Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo, en la ciudad colombiana de Medellín, dedica cuatro páginas – escritas en inglés- a Paraguay. En ellas, Regina Martínez relata cómo incursionó y transformó su vida el programa “Posadas Turísticas” de la Secretaría Nacional de Turismo.

“Después de sufrir un delicado problema de salud, los médicos me recomendaron hacer terapia ocupacional”, comenzó relatando. Ante esta nueva realidad, junto con su esposo, adquirieron una casa en el barrio San José-mi de Ayolas, y estimulada por el don de recibir y atender personas, se volvió microempresaria turística a invitación de la Senatur.

Inspirado en el primer libro “Historias de Turismo -Cómo turismo enriqueció mi vida”, este segundo material “Historias de Turismo – Mi historia, Mi Comunidad, Nuestra
Futuro” está dedicado a todos aquellos que afectan sus comunidades a través de su trabajo en el turismo.

El escrito destaca que la Senatur ha reconocido el papel fundamental que el turismo puede y debe jugar para la gente de Paraguay. Se subraya que la institución no solo ofrece sus conocimientos con relación a la habilitación de pequeñas y medianas empresas, sino también, su visión única y el sentido de compromiso con la gente de la país, para encontrar pequeñas y sencillas maneras de hacer una gran diferencia en las vidas de las personas más que necesitan una oportunidad.

En la sureña ciudad de Ayolas, cerca las ciudades de Santiago, San Juan Bautista y San Ignacio, un pequeño pueblo de pescadores se puede encontrar en el río Paraguay.

Allí la Senatur ha generado la oportunidad para que un hogar se convierta en una ubicación para la genuina hospitalidad del turismo local, esperanza de desbloqueo, concluye el texto.

Compartimos a continuación, la transcripción completa de la historia de Regina Martínez:

“Soy Regina Martínez, y esta es mi historia…

Mi esposo, un deportista, y yo estamos viviendo aquí en Ayolas. Él trabaja aquí y yo ya me he jubilado. Los dos somos de la tercera edad. Después de sufrir un delicado problema de salud, los médicos me recomendaron hacer terapia ocupacional.

En Ayolas encontramos una casa que estaba en venta y aunque se encontraba en un estado de abandono, pedimos un préstamo bancario y la compramos porque estaba cerca del río, a mi marido y a mí realmente nos gusta el río, la naturaleza y los espacios verdes. Además queda cerca de una iglesia.

Esta casa se encuentra en el barrio San José-mi en la ciudad de Ayolas. Yo misma estaba a cargo de muchas de las tareas de reparación de la casa. Por ejemplo, pinté puertas y paredes. Estas ocupaciones fueron parte de mi terapia.

Un funcionario Senatur vino a casa para presentarme el programa Posadas Turísticas. Me encantó, y estuve de acuerdo en unirme a este programa porque me gusta recibir y prestar atención a las personas que llegan a mi casa.

Senatur ofreció conferencias y talleres en los que se nos capacitó para atender mejor a los clientes. Tuve la suerte de que la mayoría de mis clientes son familias. Tuve mucha suerte porque desde que he comenzado mucha gente que proviene de diferentes partes del país visita mi casa de campo.

Para mí es una muy positiva experiencia porque me mantiene constantemente ocupada trabajando en casa. Por naturaleza me gusta poner todo en orden, trabajar para mantener todo limpio en todo momento y ofreciendo atención a mis invitados.

Recomiendo a la gente a que se atreva a entrar en este programa Posadas Turísticas, especialmente a las mujeres, y aún más si quieren ayudar a sus maridos, porque de esta manera pueden generar un ingreso de dinero para la economía de la familia.

A mí, mi propia casa me dio trabajo, y es una ocupación muy cómoda porque no necesito cumplir horarios estrictos, ni movilizarme en transporte público o la movilización, cosas que ya no puedo hacer más.

Recibo ingresos interesantes a través de mi posada. Todo el dinero que ingresa lo vuelvo a invertir en mejoras para la casa. Con la mayoría de mis clientes tengo una relación casi familiar y estamos en contacto gracias a la tecnología de hoy en día.

Nosotros les enviamos saludos y mensajes por teléfonos celulares.

Desde que abrimos nuestra posada, hemos generado oportunidades de trabajo, porque contratamos a obreros para la construcción y hasta ahora contrato a alguien para que me ayude con la limpieza.

Senatur me ayudó mucho, dándome con mantas, cortinas, manteles y otros. Para mí Senatur ya forma parte de mi familia”.LA NACION

Comentarios

Más popular

Arriba