Internacionales

La receta de Bolivia lidera el crecimiento en Suramérica

La receta de Bolivia lidera el crecimiento en Suramérica
feb 7, 2016
LA NACION
Junto con Panamá, Bolivia será la nación latinoamericana de mayor crecimiento en 2016. Pese a pertenecer al grupo de países del Socialismo del Siglo XXI, Evo Morales ha capoteado la crisis con políticas promercado.
PUBLICIDADE;
nissan 2
Con tan solo 1,9% de la población latinoamericana, sin salida al mar, una economía centrada en materias primas y con Brasil –un país en recesión– como principal comprador de sus exportaciones, Bolivia se prepara para ser una de las naciones de la región que más crecerán en el 2016.

Expertos como los de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) consideran que Bolivia podrá repetir este año el mismo crecimiento del 2015; es decir, 4,5%, cifra que solo sería superada por Panamá (6,25%) y República Dominicana (5,2%). Paralelamente, los analistas que mes a mes sondean en Focuseconomics piensan que en el 2016 el país andino tendrá una desaceleración frente a 2015, pues pasaría de registrar un avance del PIB de 4,3% a uno de 3,7%, que de todas maneras sería el mayor de Suramérica.

La explicación para que, a diferencia de sus vecinos, Bolivia pueda soportar mejor la fuerte caída de las materias primas radica en que ha logrado vender su gas a través de contratos de largo plazo en los que establece una cotización fija, lo que lo protege de la volatilidad de los mercados internacionales, al tiempo que le asegura un pago de sus compradores, así estos no pasen por un buen momento, como es el caso de Brasil.

“A principios de la década del 90, con la apertura económica, se hicieron bastantes inversiones en hidrocarburos, en particular gas natural, así como en agricultura, lo que permitió aprovechar la bonanza que se presentó con el aumento en los precios de los commodities. Luego llega Evo Morales en 2006 y, pese a su discurso contra el neoliberalismo y a favor de las nacionalizaciones, no lo pone en práctica y en vez de eso instala el IDH (Impuesto Directo a los Hidrocarburos), lo que aumentó considerablemente los ingresos del Estado, sin tener que quitarles las empresas a los privados”, explicó a medios de prensa, Eduardo Gamarra, politólogo boliviano y profesor de la Universidad Internacional de la Florida.

Este académico agrega que, aunque el presidente Morales cambió la elite política del país, no ha seguido los mismos pasos de otras naciones que viraron hacia el llamado Socialismo del Siglo XXI. Por ejemplo, su ministro de economía y finanzas públicas, Luis Alberto Arce Catacora, estudió en Inglaterra y lo ha dejado libre para aplicar políticas más promercado.

Durante los años de bonanza Bolivia no se contagió de la política venezolana de subsidiar a los más necesitados de la región, dándoles sus productos a menor precio (que es lo que hace Petrocaribe) y, por el contrario, se concentró en aumentar sus reservas internacionales, que pasaron de casi US$ 700 millones a unos US$ 20.000 millones. Este ahorro es precisamente lo que le ha permitido al país aguantar la caída actual del precio de los commodities.
PUBLICIDADE;
555

Comentarios

Más popular

Arriba