Frontera

Comercio fronterizo seguirá como motor económico, pese a la crisis

La reconversión de la zona servirá sólo de complemento pero no reemplazará el modelo actual, aseguran.
Representantes del sector privado y público analizaron complicado escenario fronterizo y debatieron sobre alternativas. Foto; Agustín Acosta.
Por Prince Otto y Alba Delvalle
12-13-DOM-01-CP

Los efectos de la crisis de Brasil en el comercio fronterizo seguirán por un par de años más. Pero, pese al negro futuro, la actividad comercial seguirá siendo el motor económico de la zona, sirviendo de complemento las industrias como las empresas dedicadas a las maquilas o ensamblaje. Así coincidieron en señalar los invitados a la Mesa de Negocios del diario La Nación, Tony Santamaría (TS), presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Ciudad del Este (Fedecámaras); César Barreto (CB), economista y ex ministro de Hacienda, además Diego Duarte (DD), economista; y Óscar Stark (OS), viceministro de Industria.

Los mismos abogaron por una pronta solución al fuerte esquema de corrupción instalado en la Aduana de Ciudad del Este, así como la descentralización de oficinas de atención a los inversionistas.

–¿Cuál es la situación actual en la frontera ante la recesión económica que atraviesa Brasil?

–TS: Ciudad del Este es un núcleo comercial como yo lo llamo, un centro comercial que no tiene identidad, y creo que la informalidad es la identidad del fracaso, y nosotros estamos sufriendo porque somos un mercado informal, nos guste o no. Ahora estamos sufriendo porque esto se dejó ir y ni el Gobierno ni el empresario tiene culpa de lo que está sucediendo, pero ¿qué pasa?, se nos está criticando porque dependemos solo del Brasil, pero ¿y de quién vamos a depender? Si el Paraguay es un país mediterráneo y es la única vía que tenemos de ir a otro mercado.

Recientemente decían dos connotados inversionistas de la localidad que reconocían que tanto el comercio, el gobierno local y central, eran responsables de lo que pasaba en la frontera. Brasil no puede competir con nadie, porque tiene los intereses más caros del mundo y los impuestos más caros, y nosotros dependemos de ellos. Lo que sucede entonces es que no solo afecta a Ciudad del Este, le afecta a toda la frontera colindante de Paraguay con Brasil. Afecta a todos los países que tienen frontera con Brasil, resultando un efecto colateral hacia todas las direcciones.

–CB: Lo que pasó fue que nosotros subestimamos lo que iba a suceder con Brasil, no pensamos que iba ser tan fuerte, los desequilibrios que estamos viendo son mucho más importantes de lo que al principio se venía hablando, no solamente nosotros nos equivocamos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo reconoció también.

La corrección en una política fiscal muy dura, está siendo muy fuerte, con una posición financiera muy débil y en un entorno internacional donde la tasa de Estados Unidos está a punto de ser modificada para arriba, que le deja en una posición muy complicada a un país muy endeudado.

En Brasil solo el pago de intereses de las deudas representa el 8% del PIB, lo que en Paraguay es 0,5%. Un 25% a 30% de los impuestos va a parar para pagar intereses de la deuda externa del Gobierno brasileño. Es así que los golpes son fuertes y nuestro país siempre ha tenido este modelo de integración con los países vecinos que es un comercio de triangulación como se lo conoce, donde Ciudad del Este es el centro más importante, seguido de Salto del Guairá, Pedro Juan Caballero y Encarnación, más relacionada a la Argentina.

–¿Qué alternativas podrían ser viables a corto, mediano y largo plazos para enfrentar la actual crisis?

–CB: Como otros, yo he insistido en este cambio de modelo de transformación, de pasar de un modelo de triangulación a un modelo de ensamblaje, que no es una tarea fácil, porque el negocio es distinto y es difícil que un comerciante se convierta en un industrial. Entonces, hay que tratar de darle el apoyo que el Gobierno pueda dar, sabemos que existen limitaciones y que no hay forma de compensar lo que está sucediendo en Brasil, pero al menos dar la señal de hacer aquellos ajustes necesarios para que el modelo siga siendo competitivo en este esquema u otro similar. Lo bueno es que a pesar de que hayan cerrado 1.200 empresas, vemos que hay empresarios que están invirtiendo en construcciones de edificios como el World Trade Center. Entonces es signo de que siguen apostando y que probablemente vaya a configurar en los próximos 20 años una forma distinta de hacer negocios, pero lo que estoy seguro es que este modelo va a seguir siendo parte de ese negocio durante los siguientes 20 años.

Y que la industrialización o el ensamblaje será un complemento, no va a poder ser nunca un reemplazo. Entonces, lo que hay que encontrar es un mecanismo en los regímenes especiales o regímenes de turismo, para que se puedan perfeccionar y siga funcionando el modelo de negocio, un poco diferente probablemente, pero que siga funcionando.

–OS: El comercio siempre será importante en Ciudad del Este porque hay un conocimiento de los actores en negociar, conseguir mejores precios, que en casi en ninguna parte del mundo se consiguen los precios de electrónicos que hay en CDE y eso seguirá siendo así. Pero probablemente irá cambiando el tipo de comercio, o sea un tipo de comercio que nosotros creemos que debe ser primero más formal y, segundo, de más alto nivel.

Y eso es algo que ya está empezando a pasar. Dentro de poco se inaugurará un nuevo shopping center que apunta a un nivel alto digamos de ingresos, se apunta a otro tipo de comercio no solamente para los brasileños sino para los paraguayos y de otros países. Hay otro shopping muy grande que también se está terminando.

Turismo, por un lado, relacionado con el comercio de un nivel más alto y que seguirá siendo importante; industria liviana es el otro sector hacia el que hay que reconvertirse, si bien esto no generará la cantidad de puestos de trabajo ni el movimiento económico que genera el comercio, pero va a empezar a sustituir parte de ese movimiento económico.

De hecho ya se está haciendo. El 75% de las empresas maquiladoras que se instalaron en el país en los 2 últimos años, que por otro lado, es más de la mitad de lo que se instaló desde el inicio del Régimen de Maquila en el año 2000, se instaló en Ciudad del Este o en sus alrededores.

Porque las empresas brasileras necesitan abaratar sus costos, necesitan mantener su competitividad y la única forma de hacerlo es o comprando de China o montando sus fábricas ahí o a un país más cercano como el nuestro, donde trasladando parte de su proceso productivo, siguen siendo competitivos en Brasil.

Estructuralmente tenemos que hacer la transformación y caminar hacia una nueva CDE con comercio, como factor más importante de su economía, pero también con turismo, con industria liviana.

–¿Qué otras acciones debería tomar el Gobierno para mitigar la situación?

–TS: El problema sigue siendo Aduanas. Mientras no se resuelva el problema va a seguir y eso lo que ha hecho es deteriorar la tributación de la frontera, sin razón. O buscamos resolver los problemas de la Aduanas o ese problema acabará con la frontera. Con Aduanas hay que hacer algo o va a asfixiar el centro comercial, si no se hace algo, la aduana va a acabar con el centro comercial en CDE. Aduanas es el primer competidor que tenemos.

Se debe buscar una fórmula para que el control en la aduana sea con democracia, con pago de impuestos para todos.

El Estado ha demostrado la mejor disposición para seguir hablando, pero no es suficiente.

–DD: Habría que aprovechar a la gente que es referente en estas ciudades fronterizas, de ver maneras, planes y agendas de corto, mediano y largo plazo para en conjunto con el Gobierno ver qué medidas se pueden usar rápidamente, ya que el famoso plan de transformación que ya mencionaron anteriormente, lleva su tiempo y apuntar al menos a ciertos lineamientos como ver cómo abastecer con capital humano a ciertas maquiladoras que ya se encuentran ahí con más profesionales, ver qué capacitaciones se les puede proveer desde el SNPP por ejemplo, o becas del Conacyt. Buscar el fortalecimiento financiero y ver qué se puede hacer con la banca pública de desarrollo, desde el punto de vista de la lucha contra el contrabando, la informalidad, ver qué mecanismos se pueden ajustar.

En fin, se tiene que encontrar un espacio donde los referentes de ahí, de la zona, junto con el Gobierno, puedan ver alternativas por que este tipo de cuestiones se baila de a dos.

–OS: Desde el Gobierno estamos también en un proceso de descentralización de las oficinas de atención a los empresarios. Nosotros tenemos una oficina regional en CDE que es muy pequeña, pero donde se hacen algunos trámites de certificación de origen y ahora se está ampliando eso con el apoyo de la Itaipú. Esperemos que en las próximas semanas tengamos ya una oficina más que pueda seguir facilitando los trámites a los empresarios.LA NACION

PUBLICIDAD:

NISSAN

NISSAN PARAGUAY NUESTRO NUEVO AUSPICIANTE

Comentarios

Más popular

Arriba