Paraguay

Instan a involucrar a empresas en más prácticas responsables

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es la integración voluntaria de las empresas en cuestiones sociales, ambientales y económicas. El concepto está instalado en el país y se está empezando a entender el alcance, pero aún en estadio de acciones sociales y no de “ser” una empresa socialmente responsable. Lo bueno es que las que están liderando, son empresas paraguayas, lo que demuestra que sí se puede ser rentable, generando valor agregado e ir más allá de lo que la ley pide.
Estas fueron las conclusiones de la mesa de negocios organizada por el diario La Nación, donde participaron referentes en el tema como el empresario Raúl Gauto (RG), presidente de Juntos por la Educación; Gonzalo Zavala (GZ), coordinador del Programa Compras Sustentables de la Itaipú Binacional; Gisella Lefebvre (GL), miembro del Comité de RSE de la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC); Eduardo Felippo (EF), titular de la Unión Industrial Paraguaya (UIP); Yan Speranza (YS), presidente del Club de Ejecutivos; y César Alborno (CA), jefe del Departamento de Gestión de Compras de Itaipú Binacional.
–¿Cuáles podrían ser las acciones que se pueden desarrollar para impulsar el involucramiento de las empresas?

–GL: Hay varias puertas de entrada, y una de ellas es el Estado, considerando que las instituciones miembros son las principales compradoras del país, y estas pueden generar criterios sociales y ambientales en sus compras sustentables y no solo en los costos. Más allá de lo que exige la ley, ya que la RSE comienza donde termina el cumplimiento de la obligación legal y no solo las empresas. Debe ser un círculo virtuoso de organizaciones de la sociedad civil, empresas y el sector público, que adopten indicadores que contribuyan a generar estas oportunidades para que las organizaciones funcionen mejor.

PUBLICIDADE.
SAFRA Cambio #

–YS: Desde el Gobierno se puede promover el concepto en principio, que si bien es importante, pero el cómo podemos motivar a que las empresas empiecen a desarrollar programas que generen beneficios, lo que puede es compartir información, o generar incentivos para que las empresas puedan encontrar un modelo de negocio adecuado.

–RG: Yo creo por lo menos en tres aspectos que se puede profundizar. Uno de ellos es la preparación a los funcionarios para futuras alianzas con gremios y ser más proactivos para situaciones ganar-ganar. También el Gobierno podría crear una entidad pública privada, como el consejo del Senacsa, y otro punto importante es verificar que se cumplan las leyes para que las empresas que realizan RSE no se encuentren en desventaja con las que no cumplen las leyes.

–Desde Itaipú ¿cuáles son las experiencias que se encuentran aplicando?

–GZ: Hay un tema muy importante que incluir, que la Ley 2.051 de Contrataciones Públicas no prevé justamente el vocablo “sustentable” en las adquisiciones, que conlleva directamente a adjudicar a la oferta más baja. Desde Itaipú, a partir de la visión 2020, que implica llegar a ese año con un objetivo ambicioso de ser una empresa con las mejores prácticas de sustentabilidad en el mundo. Por lo que se incorporó dicha palabra en el reglamento interno, tratando de promover las compras sustentables. Es por eso que el cambio pasa por una reforma en la ley donde se tenga que introducir la palabra sustentable.

–¿Cuáles pueden ser esos incentivos que puede otorgar el Gobierno?

–YS: Pueden ser varios según los casos, podemos hablar de incentivos genéricos, los clásicos como los impositivos o algún programa formador de colaboradores a través del SNPP, por ejemplo. Lo importante es que exista la capacidad proactiva desde el sector público de ponerse la meta de encontrar cómo volver interesante el desarrollo de una región o sector determinado y encontrar cuáles son los puntos que faltan.

–EF: Actualmente no existen zonas de incentivos para instalar fábricas. Existe la Ley 60/90, con algunas ventajas como la exoneración de impuestos por 3 o 5 años, pero el principal problema de nuestro país es la falta de institucionalidad y de infraestructura. Esto repercute en que las industrias quieran aglutinarse solo en alguna zona donde se asegure energía, agua, caminos, transporte o puertos y de esa forma solo no se puede desarrollar el país.
PUBLICIDADE:

–GL: También se debe involucrar mucho más a la academia, donde las universidades serán claves que vayan introduciendo en las mallas curriculares los temas de RSE, la sustentabilidad, el alcance y el valor que van vinculadas a la misión, visión de negocios de las empresas.

–CA: Desde la Itaipú podemos afirmar que ya no se utiliza papel porque todo es a través de la web e invitamos a las empresas a competir y licitar de forma electrónica.

–¿Cómo lo hacen específicamente?

–CA: Contamos con el portal ComprasE, que ya realizó 3.841 procesos al 2016, de los cuales 2.313 fueron pequeños valores de hasta US$ 7.000. A la vez se realizaron 1.271 concursos limitados de precios de hasta US$ 100 mil, y 257 subastas a la baja de forma electrónica. Unas 7.421 órdenes de compras electrónicas, 1.613 análisis catastrales realizados para proveedores de Brasil y 421 para proveedores locales, todo de forma electrónica. También se consiguió que el tiempo promedio de las licitaciones disminuya dos tercios (2/3) y ya se economizaron 1.100 resmas de papel A4, además de sobres, la eliminación de servicio de courier. Todo esto también repercutió en una disminución de trabajos de los analistas de compras.

–¿Cómo las pymes pueden hacer RSE?

–EF: Las pequeñas empresas también pueden desarrollar RSE utilizando herramientas tan sencillas como la creatividad y la simpleza de crear una proveeduría dentro de la propia empresa. Utilizando el poder de compra de ser empresario y adquirir ciertos productos por ejemplo de la canasta básica para eliminar la cadena de precios y darles a los colaboradores al mismo precio. Estas son las acciones básicas que se pueden implementar en las micro, como enseñarles sobre la economía familiar o educación financiera y si es necesario usar horario laboral, pues bueno, hay que hacerlo.

–¿Cómo se las puede incorporar?

–GZ: En Itaipú es preocupación incorporar a las mipymes al catastro de proveedores. Justamente está en estudio la normativa con su incentivo para que desde el 2019 podamos incorporarlas ya que hasta la fecha no pueden concursar.

–EF: Ese es el tipo de RSE que el Estado debe encarar gratis. Hay que empezar con las acciones más simples.

–GL: El Estado no puede estimular el cumplimiento de la ley, porque la RSE es una decisión voluntaria. Pero lo que podría es, ver quiénes hacen la diferencia y de ahí en adelante nivelar la competencia. Porque si solo se va a premiar a las empresas por cumplir la ley, ¿dónde está el mérito? Existen varias empresas nacionales que se están destacando por generar cadenas de valor.

–¿El desafío de ahora en más cuál es?

–RG: Lo más importante será que se hagan cumplir las leyes. Si se crea una plataforma igualitaria donde las empresas puedan competir en igualdad de condiciones, sería el mayor aporte para que la RSE se pueda inculcar en las empresas.

–GZ: El desafío para Itaipú será no solamente cumplir el objetivo 2020, sino promover y permear en las diversas instituciones del Estado nuestra experiencia y si logramos incorporar eso en las demás instituciones, consideramos que eso sí sería un logro.

–GL: El desafío es comenzar a entender que RSE no es solo para las empresas, sino para todas las organizaciones y que se empiece a practicar desde adentro de estas, con algunos criterios que se van a requerir desde afuera a las empresas para lograr un trabajo articulado de ganar-ganar.

–EF: Lograr vía la RSE que nuestros obreros gocen de una mejor calidad de vida, sin pensar que un mejor salario es la única forma, es decir, enseñarles a vivir y a utilizar todas las herramientas posibles.

–YS: Yo creo que el desafío será cómo hacer para juntarnos más los líderes del sector público, del privado y organizaciones como Itaipú, e identificar oportunidades de impacto, cuestiones sencillas como modificar incentivos y aprovechar desde nuestras posiciones para plantear ese tipo de acciones.

–CA: Los que tienen que permear o iniciar el tema de la sustentabilidad y la RSE son el Estado, Itaipú y las grandes empresas. La calidad empieza en la casa, es decir, la educación interna, por lo que será fundamental que el Estado implemente ya a través del MEC en los colegios y usar esa fuerza.LN

PUBLICIDADE.

INMOBILIARIA CAPITAN BADO.
PUBLICIDADE.

Comentarios

Más popular

Arriba