Frontera

El ermitaño de Pedro Juan: vive hace 45 años en una cueva

El hombre vive hace 45 años en una gruta. Foto: Captura de pantalla.

En la zona conocida como Fortuna Guasu, ubicada a unos 15 kilómetros del centro de Pedro Juan Caballero, departamento de Amambay, un hombre vive hace 45 años en una cueva. Gran parte de la población lo conoce como Carlos Itakua, “el ermitaño” de la ciudad.
PUBLICIDADE:
14063924_631536427011669_8506645499090415380_n

Los pobladores más antiguos de la zona aseguran que el hombre trabajaba como tractorista en el lugar. Un día a su hija de tres años le picó una víbora y falleció, tres meses después su esposa lo dejó y tomó la decisión de vivir solo, aislado de la sociedad.
chakurru-0594-300x200
“Carlos Itakua”

David González, dueño de Chacurru y antiguo poblador de la zona. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Su nombre real es Carlos Paredes, pero los lugareños lo conocen como “Carlos Itakua”. Las autoridades -inclusive gente de la iglesia- ya le ofrecieron ayuda pero Paredes se rehusa a llevar a una vida social y prefiere mantenerse en su cueva.

“Seguramente no tuvo más sentido para él la vida y encontró esa cueva donde hasta hoy en día vive. Él no acepta dinero, provistas, ni ropas”, contó David González, quien es dueño de Chacurru ecoturismo, propiedad donde vive el ermitaño de Pedro Juan.

La cueva está ubicada dentro del predio de Chacurru ecoturismo, los senderos para ecoaventuras no conducen al lugar donde vive el ermitaño para no molestarlo ni alterar su privacidad.
PUBLICIDADE;
Tte. Herrero, esquina J. Casaccia
Tel.: (0336) 273 950 – mensajes al Cel.: (0971) 812 931
Pedro Juan Caballero – Paraguay
Sem título

Lejos de todos
A pesar de las inclemencias del tiempo, el señor no se sube a los vehículos que lo invitan a subir cuando lo ven caminar por la calle. Entre dos a tres veces a la semana, va al mercado de Pedro Juan, unos 30 kilómetros ida y vuelta hasta Fortuna Guasu.

Los dueños del hospedaje le llevan ropas, colchones, víveres y todo lo que necesite para sobrevivir, pero el hombre no acepta ya que asegura no ser ningún mendigo. Inclusive, en varias oportunidades le ofrecieron trabajo, pero no aceptó.

“Habla muy poco él. Solo dice sí, no, gracias, otro día, tove (dejá nomás). Ahora tiene 65 años, el 4 de noviembre es su cumpleaños”, comentó González. En algunas ocasiones, de tanta insistencia de los pobladores, Paredes acepta las donaciones, pero una semana después lo vuelven a visitar y las cosas están intactas.

Hace como 25 años, según cuentan los antiguos pobladores, la madre de “Carlos Itakua” fue hasta el lugar para llevarlo a su casa, pero este respondió que ella no es su mamá.

El desamor, la desilusión y la decepción, probablemente, lo llevaron a tomar la decisión de vivir en una cueva, aislado de la sociedad.

Medios brasileños se hicieron eco de esta historia e hicieron un reportaje de la vida de Carlos Itakua. Su situación tuvo mucha relevancia en el país vecino, se emitió en la mayoría de los canales de televisión y se declaró de interés general.LN

PUBLICIDADE:
1argamasa-grudabem-1

Comentarios

Más popular

Arriba