Frontera

El círculo vicioso del sobreendeudamiento

Dentro de las finanzas personales es muy común recurrir a pequeños o grandes préstamos para cubrir ciertas necesidades de consumo, una inversión o simplemente por una cuestión de emergencia.

Laura Cardozo

[email protected]
INMOBILIARIA CAPITANBADO
PUBLICIDAD:
“Lo que Buscas,Nosotros Tenemos”

Dentro de las finanzas personales es muy común recurrir a pequeños o grandes préstamos para cubrir ciertas necesidades de consumo, una inversión o simplemente por una cuestión de emergencia.

PÉRDIDA DEL CONTROL

Más allá de la entidad financiera a la que acudamos para adquirir un préstamo, es necesario más que nada analizar nuestro escenario para no caer en un ‘‘ahogo financiero’’.

Este fenómeno se da cuando el tomador de deudas pierde control en el manejo de su pasivo, nos explica el analista económico Stan Canova.

‘‘Lastimosamente con la sobreoferta de créditos y los llamados créditos fáciles (que traen aparejadas altísimas tasas) uno se ve tentado a adquirir una deuda que puede ser una solución hoy pero un problema en un corto/mediano plazo’’.

FACTORES

El profesional indica que el principal factor del por qué se llega a un ahogo financiero, en el caso de las empresas, puede ser por una mala proyección de ingresos o mala gestión de ventas y cobranzas.

Por otra parte, en el caso de personas particulares, caer en desempleo (si es un trabajador en relación de dependencia) o una mala racha en trabajos/mora en el pago de esos trabajos.

La economista Adriana Bock menciona que esta situación también posee un trasfondo emocional: ‘‘el miedo de hablar de los problemas de dinero a tiempo’’.

CÓMO ACTUAR

Canova señala que lo primero que se debe hacer es buscar la manera de refinanciar la deuda. Antes de adquirir una deuda grande recomienda analizar: qué ingresos tiene vs. las carga en egresos/deuda actual.

‘‘Calcular una cuota cómoda para uno es importantísimo donde puede hasta ser más importante el valor monetario de la cuota que la misma tasa activa de la deuda’’.

Dentro de las finanzas personales es muy común recurrir a pequeños o grandes préstamos para cubrir ciertas necesidades de consumo, una inversión o simplemente por una cuestión de emergencia.

PLAZOS

Ambos profesionales aconsejan que los plazos para un préstamo de consumo, no deben sobrepasar los 18 meses, y si es un masterado, un vehículo o una casa, se puede hablar de plazos mayores como 36 meses o más.

5dias

PUBLICIDAD:

Comentarios

Más popular

Arriba