Frontera

CAYÓ EN PARAGUAY COMPONENTE DEL COHETE CHINO, la esfera metálica, un tanque de hidracina, fue encontrada en Canindeyú.

CAYÓ EN PARAGUAY COMPONENTE DEL COHETE CHINO, la esfera metálica, un tanque de hidracina, fue encontrada en Canindeyú.

En la madrugada del sábado fueron visibles desde gran parte del país unas “bolas de fuego” en el cielo, esto era la reentrada a la atmófera y desintegración de un cohete lanzador de satélites CZ-3B/G2, minutos después, en Canindeyú un grupo de gente escuchó un fuerte estruendo, al salir a la mañana se encontraron con una esfera metálica de “origen desconocido” en un pequeño cráter, las fotos de la misma fueron enviadas al equipo de prensa de Telefuturo, quienes contactaron con el Prof. Blas Servín para consultar si podía estar relacionada con el cohete Chino, al Prof. le pareció que sí, entonces se comunicó conmigo para identificar la pieza, que sin duda se trata de un tanque de titanio usado para almacenar hidracina. (Gracias Prof. por confiar en mi!)

La hidracina es un químico altamente tóxico y peligrosamente inestable, componente del combustible de ignición ultrarrápida (propergoles hipergólicos) para pequeños motores de alta precisión (motores hipergólicos), utilizados en las etapas superiores de un cohete, naves espaciales o satélites, para realizar correcciones de órbita y de orientación, los motores hipergólicos son el famoso “psst psst” que solemos ver en juegos, películas y documentales mientras una nave espacial se acomoda.

La característica de los propergoles hipergólicos es que se produce ignición simplemente al entrar en contacto los dos componentes, el combustible (la hidracina) y un comburente, sin necesidad de un sistema de encendido, por eso son utilizados en el ámbito espacial para maniobras de alta precisión, que requieren encendidos y apagados muy cortos y rápidos

Normalmente el contenido de estos tanques es utilizado completamente y caen vacíos (como parece ser este caso), sin riesgo aparte del impacto en sí, terminan siendo piezas comunes en museos.

Por suerte no pasó nada malo, pero de igual manera es importante tener precaución inicialmente al encontrar algo así, ya que la hidracina, es altamente inflamable, combustiona muy fácilmente incluso a temperatura ambiente, y es altamente tóxica, puede producir quemaduras en la piel, irritaciones y edemas pulmonares al inhalarse, también puede afectar gravemente a los ojos, hígados, riñones y al sistema nervioso, e incluso provocar la muerte si se produce una exposición aguda.

El cohete chino CZ-3B/G2, del cual proviene este tanque, fue lanzado el 17 de diciembre para poner en órbita el Alcomsat-1, el primer satélite de comunicaciones de Argelia.

Cuando un cohete o un satélite ya cumplió su propósito, se debe evitar la contaminación de la órbita con “basura espacial”, que puede impedir los viajes espaciales en el futuro, entonces se hacen caer los restos a la Tierra de nuevo, esto se llama “reentrada atmosférica”, arde y se desintegra casi todo lo que cae, debido a la gran velocidad (27.000km/h) y a la resistencia de la atmósfera , pero es común que sobrevivan componentes resistentes como este tanque, no es la primera vez que un tanque de hidracina llega hasta el suelo, ya ha pasado numerosas veces en todo el mundo, incluso en un país vecino como Argentina, pero sí es la primera vez que esto sucede en Paraguay, o al menos la primera vez que llegamos a encontrar algo, nuestra primera basura espacial 😃

Un caso interesante relacionado a los riesgos de que caiga a la Tierra un tanque cargado de hidracina, fue la “Operación Burn Frost” en el año 2008, una operación militar estadounidense para interceptar y destruir un satélite (USA-193) que iba a caer a la Tierra, con un tanque que contenía aún más de 400kg de hidracina, entonces para evitar que esto pueda dispersarse sobre alguna población, dispararon un misil SM-3 desde el USS Lake Erie para destruirlo.

Nicolás Masloff

Comentarios

Más popular

Arriba