Paraguay

Estudian bajo árboles desde hace 7 años en escuela pública de Ypané

Sentados en neumáticos reciclados, troncos y bancos improvisados dan clases los estudiantes del segundo año de la Media en la escuela San Pedro de Ypané, ubicada en el barrio Costa Pucú, a pocas cuadras de la ruta Acceso Sur.

Hace siete años, de los diez que tiene desde su fundación la institución educativa de gestión oficial, grupos de alumnos estudian bajo frondosos árboles en el patio. La resolana o el intenso frío son sus principales enemigos a la hora de tratar de concentrarse para aprender las lecciones.

Nueve grados y cursos eran los que estaban bajo los árboles en años anteriores, hasta que consiguieron la construcción de todo un pabellón de parte de la Embajada del Japón en nuestro país y dos salas financiadas por el Municipio local a través del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide).

No obstante, 35 jóvenes del segundo año secundario siguen en la intemperie, alternando como salón un enorme árbol y el pasillo de un pabellón.

“En el pasillo están apretados y cuando hace demasiado calor es imposible estar cómodos, así es mejor el árbol de siempre como sombra”, comenta Gloria Cáceres, directora del Nivel Medio.

Cuentan con un aula donde podrían estar los chicos, pero corre riesgo de derrumbe, como sucede en otros 500 centros educativos del país.

“La Intendencia ya nos prometió que en breve refaccionarán este salón”, dice Cáceres. Mientras, siguen esperando en medio de la naturaleza.

La directora critica además la declaración de emergencia educativa en infraestructura.

“Cuando uno dice emergencia actúa de inmediato, se llama a la ambulancia sin dudar, por ejemplo, pero eso no está ocurriendo en nuestras escuelas”, apuntó.

Empeño. A pesar de la situación, los secundarios se muestran con voluntad para seguir adelante en el sistema educativo.

“Por querer estudiar se aguanta todo”, manifiesta Carlos Bogarín, quien dio clases en el patio en el primero de la Media.

“Lo que es más difícil es la concentración de los alumnos cuando no hay paredes”, cuenta Antonia Ramírez.

A la maestra le tocó en años anteriores la difícil tarea de enseñar Matemáticas debajo de la arboleda del colegio.

“Pasa un vecino y todos se desconcentran, otro poblador pone la música a todo volumen y los chicos ya empiezan a bailar”, agrega.

Para la profesora, el ambiente no influye tanto en los resultados académicos.UH

PUBLICIDADE ANUNCIE.
PUBLICIDADE:

========================================
CERVEZA RIO
PUBLICIDAD:

VENTAS:0336-273036 – EN ITAPOPO HOME CENTER.
PEDRO JUAN CABALLERO.VENTAS:0336-273036 –

Comentarios

Más popular

Arriba