Agronegocio

Macri: nuevas políticas favorecen a los sojeros

Durante gran parte de la década pasada, los procesadores de soja en Argentina, como Bunge Ltd. y Cargill Inc., no podían conseguir una cantidad suficiente del poroto para moler, porque los productores estaban enfrentados con el Gobierno por sus políticas agrícolas.

Bloomberg

Pablo González

PUBLICIDADE;
banner-anuncie

Durante gran parte de la década pasada, los procesadores de soja en Argentina, como Bunge Ltd. y Cargill Inc., no podían conseguir una cantidad suficiente del poroto para moler, porque los productores estaban enfrentados con el Gobierno por sus políticas agrícolas.

PEQUEÑO EMPUJÓN

Ahora que el presidente recientemente electo, Mauricio Macri, bajó los impuestos y puso fin a una prohibición de importar, los procesadores están listos para ampliar el predominio global de Argentina en las exportaciones de forraje animal y aceite de cocina a base de soja. Este empujón no podría haber llegado en mejor momento –los productores agrícolas del país, que es el tercer productor más grande del mundo, tienen incentivos para vender US$ 10 mil millones de las cosechas que acopiaron en su batalla con el Gobierno anterior. Y las exportaciones se aprestan a beneficiarse con la devaluación implementada por el Gobierno del peso frente al dólar.

VENTAJA PARA PRODUCTORES

“Las nuevas políticas están arrojando a productores y exportadores a un mundo perfecto”, dijo Ramiro Farías, economista de la Bolsa de Cereales de Córdoba en Argentina, quien predice que en los próximos dos años los procesadores locales de soja –que el año pasado dejaron más de un tercio de su capacidad ociosa- aumentarán la producción hasta máximos históricos.

Hace tiempo que Argentina se propone ser más un procesador de soja que simplemente productor, tratando de aprovechar una demanda mundial en alza de productos a base de soja que logran mayores precios que la materia prima. 5DIAS

publicidade:
inmobiliaria 2

Comentarios

Más popular

Arriba