Otros

Salud y educación, los gastos más eficaces para reducir desigualdad

Aunque se han consegui­do bastantes avances en términos de reducción de la pobreza gracias al gran dinamismo de la econo­mía y algunos planes so­ciales implementados en los últimos años, la des­igualdad sigue siendo un tema que golpea bastante al país.
PUBLICIDAD:
capa 2

En este sentido, los últi­mos informes de organis­mos multilaterales sitúan al Paraguay entre los paí­ses de peor distribución de los ingresos en Lati­noamérica, que a su vez es reconocida como la región más desigual en este sen­tido de todo el mundo.

La política fiscal es una de las herramientas que existen para ir zanjando estas diferencias y acer­car el nivel de ingre­sos de la población más vulnerable al de los más acaudalados. Para lo cual se pueden utilizar varios instrumentos que tienen a su vez varios niveles de efectividad en cada país.

Según un reporte publi­cado recientemente por la Cepal, en Paraguay el instrumento fiscal más importante para reducir la desigualdad es el gasto en educación y en salud.

Los investigadores lle­garon a esta conclusión luego de analizar el apor­te que tuvieron cinco tipos de programas es­pecíficos: las pensiones públicas, los impuestos a la renta personal, el gas­to en educación, el gasto en salud y otras transfe­rencias en efectivo.

En base a los últimos datos disponibles, la po­lítica fiscal disminuye hasta 5 puntos porcen­tuales el coeficiente de Gini (el índice utilizado más comúnmente para medir la forma en que se distribuyen los ingresos) de Paraguay, donde cer­ca del 60% de este efec­to está explicado por el gasto en educación. Si a esto se agrega el gasto en salud, este porcentaje es superior al 90%.

Aunque estos datos no son precisamente los más actualizados, por lo que no incluyen algu­nos de los programas de transferencias que em pezaron a implantarse en los últimos años, ayudan para dejar bien en claro que se debería prestar más atención a los sec­tores señalados como más importante en este estudio.

MENOS EFICAZ

Aunque los instrumen­tos de política fiscal ayudan a reducir las des­igualdades, la efectividad de este instrumento es una de las más bajas de la región y la más baja de las economías analizadas por la Cepal.

Mientras que en Brasil se consigue una reduc­ción de hasta 16 puntos con los instrumentos, la relación en Paraguay es de apenas 5 (ver detalle en infografía), como se había mencionado.

Así, el Gobierno tam­bién tiene un importante desafío por mejorar la calidad de los fondos que destina para los progra­mas sociales, para que tengan un impacto más fuerte en la reducción de la desigualdad y la pobre­za.

Situación regional

La matriz de la desigualdad social en Latinoamérica y el Caribe está fuertemente condicionada por su estructura productiva, pero también por determinantes de género, raza y etnia, que se entrecruzan y se potencian.

Como es sabido, América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo en términos de distribución del ingreso. Este rasgo estructural se ha mantenido sin grandes alteraciones a lo largo de mucho tiempo, incluso en coyunturas de alto crecimiento económico.

Sin embargo, a principios de la década de 2000, en la mayoría de los países se inició un proceso de reducción de la desigualdad de los ingresos que pueden medirse en las encuestas de hogares.

Dentro de estos parámetros, la caída de la desigualdad observada en este período modificó la tendencia que había prevalecido durante al menos las dos décadas anteriores. 5DIAS

Comentarios

Más popular

Arriba