Otros

Protéjase a fin de año

A medida que el año llega a su final y ante el cobro de aguinaldo, delincuentes y avivados recurren a una serie de mecanismos para arrebatarle al trabajador el fruto de su esfuerzo. Conozca cuáles son las tácticas más recurrentes durante esta temporada.

Desde hace años, la época de mayor movimiento comercial es aprovechada por los inescrupulosos para poner en circulación billetes falsos de alta denominación, sobre todo de nuestra moneda local. Es tradicional ver en los locales comerciales papel moneda falsificado exhibido en las vidrieras para advertir que los controles son fuertes.

Pero, ¿cómo llegan estos billetes al mercado local? Al respecto, el comisario Walter Cardozo, jefe del Departamento Contra Delitos Económicos de la Policía, dijo a ABC Color que los falsificadores buscan, de preferencia, locales o sitios donde sus responsables hacen un control menos riguroso del papel moneda que reciben.

Por lo general, para poner en circulación estos billetes recurren a despensas, que usualmente son atendidas por personas con poco conocimiento acerca de las medidas de seguridad para evitar caer en esta trampa. También aprovechan los momentos en que los comercios tienen muchos clientes y, ante esa vorágine, a veces no se toman todas las precauciones.

También las estaciones de servicios son otro foco donde los falsificadores centran su atención para introducir al mercado los billetes apócrifos.

Sostuvo que en Paraguay se falsifican billetes pero acotó que el producto es de baja calidad. No usan papel moneda sino del tipo común y además se emplean impresoras hogareñas. Por ello, evitar caer en esa trampa es más sencillo, pues la diferencia entre uno original y una reproducción, además de ser visible, es perceptible al tacto.

“A veces, el delincuente dobla el billete para aparentar esa porosidad. Lógico que buscan donde menos conocimiento tengan, pero nosotros tenemos jornadas de capacitación con cajeros y comerciantes para reducir el impacto”, comentó.

En caso de que una persona reciba un billete apócrifo, recomienda que inmediatamente haga la denuncia, se acerque a un oficial de policía o comisaría y no intente volver a ponerlo en circulación, pues se estaría enfrentando un proceso judicial. También trabajan con comercios y entidades financieras en un protocolo para actuar de inmediato cuando reciben dinero falsificado.

LLAMADAS EXTORSIVAS

Otro de los grandes flagelos instalados en Paraguay son las recurrentes llamadas extorsivas, que, si bien se suceden a lo largo del año, los beneficios extras de los trabajadores como el aguinaldo son una tentadora oportunidad para incrementar estos ataques.

Desde la adopción de este mecanismo, las llamadas han cambiado mucho su método de persuasión, desde promociones hasta amenazas de secuestro e incluso supuestos policías que advierten sobre un familiar a punto de ir preso o un allegado que sufrió un accidente.

En cualquiera de los casos, la mecánica es la misma: la voz detrás del teléfono pone en marcha un ataque psicológico y presiona constantemente a su víctima para no cortar la llamada y realizar una transferencia en corto tiempo por una suma de dinero que depende de la disponibilidad.

La Policía pide a la ciudadanía extremar recursos para evitar ser víctimas de este tipo de estafas comunes, ya que por lo general los delincuentes emplean información que se hace pública a través de redes sociales, donde la vida de las personas está muy expuesta.

DELITOS URBANOS

Entre otros tipos de delincuentes que tienden a incrementar su presencia en el último tramo del año están los conocidos “descuidistas”, quienes se movilizan últimamente en grupos, ya sea en colectivos o zonas muy concurridas, operando sobre todo en presencia de muchas personas.

Inclusive en las líneas de transporte público operan en equipo: mientras uno distrae a la víctima, otro se rebusca en bolsillos, carteras o mochilas. Esto ocurre de preferencia en las horas pico, cuando los colectivos van repletos y no discriminan servicio diferencial o tradicional.

ABC

Comentarios

Más popular

Arriba