Otros

Predominio de instrumentos tradicionales en el sistema bancario

La oferta y demanda de instrumentos bancarios en el mercado paraguayo está caracterizada por ser tradicional y de corto plazo. Un aspecto cultural importante es la mentalidad cortoplacista del paraguayo promedio: más del 50% de los clientes bancarios elige tener sus depósitos a la vista.

MCS Grupo Consultor

[email protected]

Esto, sumado a las escasas opciones de instrumentos, condiciona el calce de las inversiones de largo plazo.

PUBLICIDADE:
11988295_1097238203668115_3110860255016875115_n

DEPÓSITOS A LA VISTA

Un ciudadano promedio en Paraguay, prefiere colocar sus depósitos a la vista, es decir, prefiere tener su dinero en una cuenta corriente o caja de ahorro de manera a poder extraerlo fácilmente cuando sea necesario. Además, mediante estas cuentas paga sus facturas de electricidad, agua, teléfono celular, e inclusive la cuota de colegio de sus hijos.

Con esta elección, prioriza la liquidez y utiliza a los bancos más para la gestión del dinero en el día a día que para el ahorro a largo plazo.

Desde hace diez años los depósitos del sistema financiero paraguayo han aumentado 5 veces, en términos nominales; de 14,4 billones a alrededor de 77 billones de guaraníes. Al analizar las opciones de depósitos disponibles para los clientes se encuentran las siguientes: cuenta corriente, caja de ahorro, depósito a la vista, a plazo o Certificado de Depósito – CDA.

El 25% de los depósitos bancarios, alrededor de 17 billones de guaraníes, se encuentra en una cuenta corriente, mientras que el 30% de los depósitos se encuentra a la vista. Por lo tanto, más del 50% de los depósitos del sistema bancario paraguayo se encuentra disponible para que el cliente los retire en cualquier momento.

La tasa de interés pagada por tener ahorros a la vista es 1%, es decir menor a la inflación. Como la inflación promedio de los últimos 5 años ha sido 4,5%, ello implica que si una persona tiene sus ahorros depositados a la vista, al año siguiente el valor de los mismos, y, por lo tanto, su poder adquisitivo, disminuirá al menos 3,5%.

DEPÓSITOS A LARGO PLAZO

A pesar de esta preferencia del ciudadano promedio por los depósitos a la vista, los bancos también ofrecen opciones para planificar las finanzas personales, familiares o de la empresa que permiten ahorrar a largo plazo y pagan mejores tasas de interés.

Si una persona coloca hoy 25 millones de guaraníes en un CDA de un banco pensando en invertirlos en la educación universitaria de su hijo, la tasa de interés promedio que le pagará el banco será aproximadamente de 10,5% anual. Luego de 4 años, podrá retirar su capital invertido más los intereses, lo que sumaría 35,5 millones de guaraníes, dinero suficiente para pagar los estudios de su hijo por cinco años.

El 43% de los depósitos del sistema bancario paraguayo están a plazo, esto significa que alrededor de 30,5 billones de guaraníes se encuentran ahorrados en CDAs, en comparación a casi 40 billones que se encuentran a la vista y en cuentas corrientes.

PUBLICIDADE;
banner-anuncie

CRÉDITOS

Los bancos guardan parte del dinero de los depositantes y utilizan el resto para conceder préstamos. El promedio de las tasas activas bancarias, es decir, las correspondientes a los préstamos, es de 18,66% anual para créditos en moneda local. Como los intereses se calculan sobre el saldo al final de cada periodo (mes o año), si alguien toma un préstamo de 60 millones de guaraníes a cuatro años para comprarse un auto, terminará pagando poco más de 100 millones de guaraníes.

La cartera de créditos del sistema bancario está dominada por préstamos para el sector agropecuario: el 35% de los mismos es destinado a este sector. El 24% se utiliza para expandir o empezar un comercio y el 13% para consumo, ya sea compra de automóviles, electrodomésticos u otros bienes. Los plazos para consumo generalmente van hasta 4 años.

La oferta de créditos a largo plazo, como créditos para la vivienda, sigue siendo muy limitada: solamente la clase media-alta tiene acceso a estos créditos los mismos debido a las elevadas tasas. Este tipo de créditos, que tienen plazos de hasta 20 años, solo representan el 3% del total.

Desde hace diez años los créditos del sistema financiero han aumentado 9 veces en términos nominales, de 8 billones a 71 billones de guaraníes. Sin embargo, la composición de la cartera de créditos casi no ha variado.

Las deudas de varios tomadores de créditos del sector agro tuvieron que ser renegociadas ya sea reestructuradas, renovadas o refinanciadas (3Rs) durante el 2015. Esto se debió a que los mismos presentaron dificultades para cumplir con sus obligaciones por la baja en el precio de commodities que redujo su rentabilidad.

Una tendencia que debe ser monitoreada para evitar problemas de morosidad que afecten el sistema es el aumento en el porcentaje de créditos refinanciados, renovados, reestructurados sobre el total de la cartera de créditos. Estos créditos aumentaron más del 50% en un año y a enero de 2016 la cartera de créditos 3R representa 16,30% del total de créditos del sistema.

EL CORTOPLACISMO

Tanto la demanda como la oferta de los instrumentos de las entidades bancarias paraguayas son tradicionales. Además, gran parte de los clientes paraguayos tienden a elegir instrumentos de corto plazo que en el caso de los ahorros les permite disponer de liquidez y en el caso de los préstamos endeudarse por poco tiempo.

Si bien la cultura cortoplacista se fue reduciendo a lo largo de los años, aun sigue vigente afectando el calce entre el ahorro y la inversión, y por lo tanto, la canalización de recursos hacia sus usos más eficientes. Para cambiarla son necesarias medidas y acciones que incentiven el ahorro y la financiación a largo plazo.

Considerando que la mayoría de las personas desconoce el funcionamiento del sistema y tiene limitado acceso a la información, una medida podría ser fomentar la educación financiera y la concienciación de los beneficios de tomar créditos y depositar los ahorros a largo plazo, que les permita tomar mejores decisiones sobre sus finanzas.

Por el lado de la oferta, se debería incentivar la innovación y estimular la creación y promoción de productos y servicios a largo plazo como los fideicomisos, los fondos de inversión y los préstamos estudiantiles, casi inexistentes en nuestro mercado. Ellos permitirían reducir riesgos e implementar proyectos de largo plazo necesarios para el desarrollo. 5DIAS

PUBLICIDADE:
lavadero

Comentarios

Más popular

Arriba