Otros

¿Podrá Paraguay escapar de décadas de despotismo, ineptitud y corrupción?

A pesar de la promesa de una de las mayores historias en el hemisferio sur, el presidente Horacio Cartes tiene más trabajo que hacer. En Paraguay, todo esto al menos es un comienzo.

Bloomberg

Andrew Martin

Juan Pablo Spinetto

En el otoño pasado, la Universidad de Nueva York patrocinó una conferencia titulada “Presentación del Paraguay: Una tierra de oportunidades”, esta fue una oferta que hizo que los espectadores se encojan de hombros, la presentación solamente generó indiferencia en el público que en realidad conocían sobre las historias de mal gusto del país en tanto se preguntaban: ¿Oportunidades para quién? ¿Los dictadores? ¿Contrabandistas? ¿Nazis?

Pero en ese momento fue en donde el presidente del Paraguay, dando un paso hacia el atril para dar un discurso, unos 150 estudiantes, profesores, y distinguidos invitados lo aplaudieron. Con una sonrisa, el hombre fornido de 59 años de edad y con un casco de pelo negro erizado, Horacio Cartes aclamaba el camino de transformación de su país en plena batalla con la arraigada corrupción latinoamericana que todavía corre por las venas sin explotar en medio de promesas económicas y explicando sus propias jugadas de empresario como jefe de Estado. “Armado con los valores inculcados en mí por mis padres, empecé mi carrera política, dando al país un nuevo modelo de gobierno, una nueva dirección”, dijo Cartes, añadiendo después, “A pesar de que aún queda mucho por hacer, nos estamos moviendo hacia adelante “.

Después de siglos de aislamiento y experimentos en la tiranía, Paraguay está teniendo su momento. Las grúas de construcción se ciernen sobre una nueva silueta en la capital, Asunción, los inversores extranjeros están comprando extensiones de tierra para criar ganado o cultivar la tierra, y el gobierno ha comenzado a entregar un poco de transparencia. “Este es un primer paso importante para mejorar la calidad de las instituciones en el Paraguay de forma duradera”, según explica un informe publicado el mes pasado sobre el progreso del país por el Fondo Monetario Internacional. En una región gravemente herida por la corrupción y seno de materias primas, la economía de Paraguay está entrando en destaque, proyectado por el Banco Mundial para crecer más de un 3% en 2016, se convierte de esa manera el segundo más rápido en América del Sur. Este cambio de imagen ha hecho de Cartes uno de los favoritos de los amantes de los buenos gobiernos, académicos y grupos empresariales. En la introducción de Cartes en la Universidad de Nueva York, el presidente John Sexton, lo describió como “un hombre extraordinario.” “Me encanta la diversidad de su visión para los negocios,” dijo Sexton, “que van desde bebidas, pasando por el tabaco hasta el fútbol.”

Esa diversidad es solamente una manera de decirlo. Nadie lo mencionó esa mañana en Nueva York, pero una vez el presidente fue acusado de fraude, lo que le llevó a pasar cuatro años como fugitivo y luego hacer tiempo en la cárcel antes de que le retiraran los cargos. Fue foco de una investigación de los EE.UU. en un posible lavado de dinero (no se presentaron cargos). ¿Y Tabesa, la compañía de tabaco a la que Sexton se refería? Es la favorita de los contrabandistas que inundan Brasil con los cigarrillos en el mercado negro.

Cartes se sumergió en su discurso, y luego, cuando empezó la promoción de un nuevo programa de becas para enviar 1.500 paraguayos a estudiar en el extranjero, su teleprompter dejó de funcionar. Era el tipo de situación en donde hasta los políticos menos experimentados podrían manejarlo con una broma, o improvisar el resto del discurso. Cartes se mantuvo en silencio, frunciendo el ceño a sus ayudantes que de forma aparatosa trataban de solucionar el problema. A continuación, regresó a su intervención con el siguiente guión: “Es posible cambiar una vida”, dijo Cartes. “Es posible cambiar un país. Y yo aseguro que juntos podemos cambiar el mundo”

Cartes está tratando de lograr una de las transformaciones más notables del hemisferio, tanto para sí mismo y Paraguay. De este modo, se ha lanzado a sí mismo como un empresario de éxito contundente y con poco respeto por las normas de la política, la clase de líder de una democracia joven que se necesita para superar décadas de despotismo, ineptitud, pobreza y corrupción. En un nivel, al menos, parece estar funcionando: los paraguayos parecen compartir la opinión del mundo de las inversiones que “el pasado es el pasado”. Pero hay señales de que están creciendo impacientemente con su presidente empresario. Ahora que han visto el cambio, quieren más, y lo quieren ahora.

No es casualidad que el Paraguay sea una parada frecuente para los mochileros que exploran América Latina. En una región conocida por sus maravillas naturales, Paraguay tiene el Chaco, un bosque seco, caliente y espinoso que cubre aproximadamente el 60%, en el norte y el oeste. A veces se refiere a la zona como el infierno verde. El resto de Paraguay, en el sur y el este, es el hogar de más de 6,8 millones de habitantes. Asunción, ciudad pequeña y con un poco de mala muerte, escondida en un recodo del Río Paraguay y llena de taxis destartalados, vallas publicitarias de cigarrillos, barrios pobres de casas de maderas y chapas, en uno de estos posa la sombra del palacio presidencial de lujo. Aun así, hay placeres menores aquí y una población que es un tanto joven (la edad promedio es de 27 años, en comparación con 38 en los EE.UU.) y cada vez más optimista. Los paraguayos fueron clasificados como los más felices de la tierra, según un sondeo de 2014 de Gallup que mide las experiencias positivas.

Casi tan grande como California, Paraguay está bordeado por los ríos que lo divididen. Debido a su geografía y prohibiciones de las décadas de gobierno dictatorial, se ha mantenido relativamente aislada de sus vecinos- “Paraguay es una isla rodeada de tierra”, según su más famoso escritor, Augusto Roa Bastos. Los idiomas oficiales de Paraguay son el español y el guaraní, una lengua indígena hablada por aproximadamente el 90% de la población. Y su población católica tiende a ser más conservadora que en otros en América del Sur. Como candidato presidencial, Cartes dijo que “se iba a pegar un tiro en las bolas” si su hijo quería casarse con otro hombre.

Paraguay se independizó de España en 1811, pero el progreso se ha visto frenado por una colección de dictadores y sádicos, como describe un reconocido historiador británico. Uno de los primeros líderes del país, José Gaspar Rodríguez de Francia, conocido como El Supremo, mantuvo en secreto en un libro sus conquistas sexuales y también creó una prisión conocida como la “Cámara de la Verdad”. Otro dictador, Francisco Solano López, se enamora de Napoleón y exprimió su cuerpo corpulento en una réplica del uniforme del emperador francés. En la década de 1860, le llevó a Paraguay a la desastrosa Guerra de la Triple Alianza contra Brasil, Argentina y Uruguay, en el que murió hasta el 60% de la población. El general Alfredo Stroessner, quien tomó el poder en 1954 y gobernó durante 35 años, refugió a nazis y supervisó una fuerza de seguridad que torturó y mató a los opositores con mucha creatividad: mojándolos en cubas de excrementos, o desmembrándolos con una sierra de cadena.

A pesar de su apetito por la crueldad, a Stroessner se le atribuye por algunos con traer Paraguay una medida de la estabilidad económica, en parte, por la aplicación de reformas económicas impulsado por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional. Incluso hoy en día, Paraguay mantiene hábitos monetarios y fiscales conservadoras, y como resultado ha evitado la hiperinflación que ha plagado la talla de Brasil y Argentina.

Todavía es un país pobre, sin embargo, su continuo progreso económico se enfrenta a un enorme obstáculo: una economía subterránea que mata de hambre a las arcas del gobierno de ingresos fiscales y socava la legitimidad del Paraguay. Durante el régimen de Stroessner, los líderes militares estaban involucrados en el contrabando; Stroessner dijo que era el precio de la paz. Actualmente la economía informal es igual al 39% del producto interno bruto oficial. También una recesión que golpea a los negocios en la ciudad fronteriza de Ciudad del Este, que como bien se sabe esto es debido a su mayor mercado para las mercancías, Brasil, que está en pleno desastre económico.

Los cigarrillos ilegales representan aproximadamente un tercio de todas las compras de cigarrillos en Brasil, con un estimado costo al gobierno de $ 1.2 mil millones en ingresos fiscales cada año. En la ciudad fronteriza brasileña de Foz de Iguazú, una trituradora propiedad de la autoridad fiscal de la ciudad muele 300 mil cigarrillos por día en promedio. En un día de calor sofocante en octubre, los cigarrillos que son destruidos llevan la marca de Ocho. Ocho es la marca más frecuentemente incautada por las autoridades brasileñas. Los cigarrillos de dicha marca son fabricados por Tabacalera del Este SA, la compañía co-fundada y aun así, al menos parcialmente propiedad de Horacio Cartes.

Rafael Dolzan, el jefe de impuestos autoridad local, lamentó la naturaleza desalentadora de la tarea. “Hemos logrado reducir la cantidad de tráfico que entran en Brasil a través de esta región con esta lucha que estamos haciendo”, dijo. “Obviamente a partir de esto, el trafico igual migra hacia otras regiones.” En diciembre, las autoridades brasileñas confiscaron 5 millones de paquetes de cigarrillos realizadas por Tabesa, como se conoce a la firma del presidente, de acuerdo con informes de los medios. En total, los paraguayos legalmente adquirieron casi mil millones de cigarrillos en 2014; en tanto 65 mil millones más fueron producidos y enviados de contrabando o en el extranjero, según un estudio encargado por la British American Tobacco.

Los paraguayos tienden a ver el tráfico como un problema de Brasil. José Ortiz, presidente de Tabesa, dice que su compañía vende sus cigarrillos legalmente y paga impuestos al gobierno de Paraguay. “El problema en Brasil no es que Paraguay tiene impuestos moderados, es que el Brasil tiene impuestos exorbitantes”, dice Ortiz. Mientras Cartes sigue siendo accionista Tabesa, Ortiz dijo que no ha tenido un papel activo en la empresa al tiempo que ha servido como candidato y como presidente.

Hijo del representante de Cessna Aircraft del Paraguay, Cartes nació en Asunción y asistió a escuelas privadas. Sus padres eran tan apasionadamente pro-estadounidense tanto que su madre lloró cuando John F. Kennedy fue asesinado, como si hubiera perdido a su propio hijo, según Cartes. A temprana juventud mostró una habilidad para los negocios, la importación de repuestos de aviones, mientras que todavía iba a la escuela. Por la década de 1980, había empezado una casa de cambios.

En 1985 fue acusado de ser parte de un anillo que supuestamente falsificó documentos para obtener los tipos de cambio más favorables del Banco Central del Paraguay. Huyó, y se mantuvo prófugo durante cuatro años en una ciudad fronteriza brasileña, de acuerdo con informes de los medios. Él salió de su escondite y regresó a Asunción cuando Stroessner fue derrocado por un golpe militar en 1989. Pasó unos meses en la cárcel, pero finalmente fue absuelto de los cargos.

Cartes comenzó Tabesa unos años más tarde, en 1994, con varios socios. El momento fue astuto. Durante años, las filiales de Philip Morris y British American Tobacco habían estado exportando grandes cantidades de cigarrillos a Paraguay desde sus fábricas en Brasil, para evitar los impuestos destinados a frenar el consumo. La mayoría de los cigarrillos de contrabando fueron entonces de nuevo en Brasil. El gobierno brasileño consiguió lo que tanto buscaba y, en 1999, impuso un impuesto a la exportación de cigarrillos empinada para detener el comercio ilegal. En ese momento, Tabesa había establecido una fábrica a pocas millas de la frontera con Brasil. Esta fue preparada para llenar el vacío. Tabesa vende cigarrillos legalmente a los distribuidores que se despliegan con los contrabandistas para transportar al Brasil, de acuerdo con la aplicación de la ley y los informes de los medios.

Tabesa ahora es sólo un negocio dentro del Grupo Cartes, de los cuales el presidente sigue siendo el accionista mayoritario. Grupo Cartes también es propietaria de una empresa de bebidas, las operaciones de ganadería, y una empresa de deportes que gestiona el Club Libertad, un club de fútbol y campeón perenne, según su sitio web.

A pesar de que florecieron sus empresas, Cartes continuó siendo perseguido por la controversia. En el 2000, la policía incautó un avión cargado de drogas en uno de sus ranchos. Cartes dijo que el avión hizo un aterrizaje de emergencia. En 2010, un memorándum de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos, también dio a conocer por WikiLeaks, describe una investigación conjunta con la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, que examinó una supuesta denuncia que una empresa de Cartes estaba involucrada en el lavado de dinero. Cartes nunca fue acusado, y ni la DEA ni la ATF realizaron comentarios para este artículo.

Cartes ha dejado de lado las acusaciones. “Vayan a los tribunales y compruébenlo. No hay nada. Ni un solo cargo en mi contra “, dijo a periodistas en 2013. “Durante años he sido una figura pública en el fútbol, ​​pero tan pronto como llegué a la política, este tipo de historias aparecen proliferados por gente mala”. Horacio Cartes se negó a ser entrevistado para esta historia.

Cuando Cartes se postuló para presidente en el 2012, el Paraguay estuvo sucumbida en dos décadas en pleno experimento de baches con la democracia y las estadísticas de los buenos gobiernos se mantuvieron a la baja estrepitosamente. Aunque Cartes nunca había tenido un cargo público –también nunca había votado antes de expresar su interés en el puesto más alto, fue nominado como el candidato para el Partido Colorado, que ha dominado la política paraguaya durante la mayor parte del pasado durante siete décadas. Consultores políticos de Cartes encontraron que los votantes no estaban preocupados por el pasado del candidato, en tanto deseaban ir más allá de la propia historia torturada de Paraguay. Él hizo campaña con el lema Nuevo Rumbo, o una “nueva dirección”, que se repite en los discursos y frases pegadas en las carteleras. “Nosotros aquí en Paraguay estamos acostumbrados a tener algunos presidentes de la República involucrados en negocios ilícitos,” dice Ricardo Rodríguez Silvero, economista en Asunción, en una entrevista el pasado otoño. “Tenemos que apoyar su presidencia a pesar de su pasado”, recalcó.

Cuando asumió el cargo en agosto de 2013, Cartes expuso un ambicioso plan para el cambio. Se abrió paso entre una ley de responsabilidad fiscal, lo que limita el déficit presupuestario al 1,5% del PIB, y un programa de asociación público-privada para fomentar la inversión en infraestructura que se desmorona de Paraguay. Más importante, quizás, él apoyó de la legislación para hacer que el gobierno sea más transparente, incluyendo la liberación de los salarios de los empleados públicos.

En otro movimiento que desafió las expectativas, Cartes pasó por encima de los leales al partido para puestos en el gabinete, la elección de expertos en políticas en lugar de sus correligionarios. Incluyen al ministro de Finanzas, Santiago Peña Palacios, de 37 años, quien tiene un título de maestría de la Universidad de Columbia y se alinea con el partido liberal de oposición. Después de trabajar como economista para el FMI en Washington, Peña regresó a Paraguay en 2012, teniendo un trabajo en el banco central. Se decidió trabajar para Cartes a pesar de la controversia que rodea el pasado del presidente. “Estaba claro desde el principio tenía una visión”, dice Peña, agregando que el empuje de Cartes de una mayor transparencia era a la vez valiente y transformador. “Se trata de mejoras en la que no se puede volver atrás.”

Cartes también trató de mejorar la imagen del Paraguay con la venta de su país en el exterior, presentándolo como un “tesoro escondido” con bajos impuestos, regulación mínima y electricidad barata. “Quiero que se sienta como en casa”, dijo a los inversores brasileños en 2014. “Usen y abusen al Paraguay.”

Las reformas de Cartes han recibido elogios de la talla del Banco Mundial y el profesor de Harvard Michael Porter, un genio de la administración en cuyo Índice de Progreso Social, Paraguay clasificado al número 56 de 133 países en 2015, 16 puntos más que el año anterior. En octubre pasado, Cartes fue aclamado como el líder innovador del año por la editorial Latin Trade Group por “elevar el nivel del servicio público en nuestra región”.

Cada vez más jóvenes se frustran por el ritmo del cambio. Las promesas de creación de empleo, nuevas carreteras y el transporte público aún no se han materializado, avance frenado por la burocracia y la incapacidad del personal de Cartes para traducir visión para los negocios a la política paraguaya, según los analistas políticos. Incluso las nuevas leyes de transparencia, que ganó elogios en el extranjero, ha sido como un boomerang para Cartes en el país. Revelaron la corrupción rampante en las nóminas públicas; que encendió las protestas estudiantiles y descontento de los votantes.

“Podemos hablar de un nuevo concepto de rendición de cuentas de la administración pública”, dijo Sebastián Acha, un ex miembro del Congreso. “Creo que su mayor fracaso es no utilizar esa información para castigar a algunos colaboradores cercanos del Ejecutivo implicados en casos de corrupción probados.”

El partido de Cartes se estaba convirtiendo en él, también: los miembros del Partido Colorado habían llevado la peor parte de las acusaciones de corrupción, y algunos acusaron al presidente de perseguir su propia agenda. Aun así, Cartes mantuvo el control del partido en las elecciones legislativas de noviembre y jugó un papel clave en la gestión de campañas. El partido terminó perdiendo varias carreras clave, incluyendo la oficina del alcalde en Asunción.

“Fue un gran error”, dice Benjamín Fernández Bogado, analista político y director del periódico de negocios 5Dias. “Trató de usar las elecciones para demostrar lo popular que es.”

Claudia Pompa, analista político paraguaya, dice la imagen internacional de Cartes fue reforzada por la incompetencia de otros líderes de América Latina y por el auge de las materias que terminó sobre el momento en que asumió el cargo. En última instancia, dice, Cartes ha estado a la altura de sus objetivos porque subestimó el poder de su propio partido. “La gente pensaba que un novato en la política podría resolver algunos de los problemas”, dice ella. “El negocio no es el gobierno. Tuvo que aprender por las malas”.

El mandato de cinco años de Cartes termina en 2018 y existe plena especulación de que buscará un segundo mandato pero esto requeriría un cambio en la ley. No obstante, teniendo elites políticas antagónicas, Cartes parece empeñado en sacar adelante su agenda. Recientemente se exigió que los organismos públicos divulguen datos sobre los salarios, calificaciones y nivel de formación, un esfuerzo por eliminar las nóminas del gobierno de trabajadores no cualificados y no tan presentables, conocidos como planilleros. Los líderes sindicales llamaron Cartes a planear una táctica populista que perjudicaría a los derechos de los trabajadores.

El ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite defendió las acciones de Cartes, dijo a la prensa que era importante que los paraguayos saber las cifras detrás del abuso de la nómina pública. “Estoy orgulloso de trabajar para un presidente que no roba”, agregó.

En Paraguay, todo esto al menos es un comienzo. 5DIAS

Comentarios

Más popular

Arriba