Otros

La vitamina del sol

La vitamina del sol

Una investigación pretende determinar si existe déficit de vitamina D entre la población urbana en Paraguay. Esta vitamina, que se produce principalmente mediante la exposición al sol, es la encargada de ayudar a absorber el calcio.

   

Brazos y piernas deberían estar expuestos al sol para que se genera suficiente vitamina D de reserva. / ABC Color

Imágenes

En un país donde predomina el clima caluroso con sol resplandeciente la mayor parte del año, parece iluso pensar que puede existir déficit de una vitamina que se genera en la piel a partir de la exposición al sol. Sin embargo, pequeños estudios han dado la pauta de que esto podría estar ocurriendo entre la población urbana y por eso ahora se encara una investigación más grande que servirá como fundamento para toma de decisiones.

Desde el 99’ un grupo de médicos comenzó a investigar acerca de la vitamina D en Paraguay. Lograron en ese entonces que un laboratorio procese cien muestras de jóvenes estudiantes de medicina y se encontraron con que el 80 por ciento de ellos tenían vitamina D muy baja. Hicieron lo mismo con un grupo de pacientes con osteoporosis y se dieron cuenta que a pesar de que estaban ingiriendo vitamina D ya bajo tratamiento, los niveles eran muy bajos.

Esas muestras los alentó a buscar fondos para una investigación más grande, que es la que están haciendo ahora mediante una beca de Conacyt, que consiste en aproximadamente 70 u 80 mil dólares americanos, explicó la doctora Margarita Duarte, encarga de la cátedra de reumatología en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, y líder de la investigación actual.

“Esas son mini-investigaciones, un estudio de 80 pacientes no sirve realmente para tomar decisiones, hacer sugerencia, esos pequeños estudios que hicimos simplemente nos apoyaron para que nos den la beca de algo que parecía que no tenía sentido”, comentó.

“Ahora tenemos la posibilidad de estudiar la vitamina D en mil jóvenes sanos de la ciudad de Asunción, por qué hay que hacer así…porque en el campo las características son distintas, ropa, trabajo”, explicó la médica. La investigación está en curso hace un año y medio y pretenden concluirla dentro de seis meses.

¿CÓMO SE PRODUCE?

Noventa por ciento de la vitamina D se produce en la piel por exposición al sol, pero no a cualquier hora. Lo ideal sería una exposición de aproximadamente quince minutos cuando el sol está alto, es decir alrededor de las 10:00 de la mañana, dijo la doctora. El diez por ciento faltante proviene de los alimentos.

Ese es uno de los puntos importantes por la controversia que se genera en cuanto a las recomendaciones de los dermatólogos de no exponerse al sol en esos horarios. Justamente con investigación se podrá saber los niveles de vitamina D y si hay déficit revisar por qué ocurre y cómo se puede solucionar.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SABER SI HAY DÉFICIT?

La vitamina D es la principal herramienta para la absorción del calcio y si hay déficit el cuerpo comienza a usar las reservas de calcio de los huesos. Eso podría pasar desapercibido en la juventud, pero a medida que nos hacemos más viejos los efectos aparecerán, por ejemplo enfermedades de los huesos, varias de las cuales afectan principalmente a las mujeres.

“También tiene que ver con el músculo, la fuerza y el equilibrio muscular se ven muy disminuidas en personas que tienen vitamina D baja”, dijo. Además dijo que hoy día debido a su importancia se pasó a considerar a la vitamina D como una hormona, por sus funciones en el sistema inmunológico y enfermedades cardiovasculares y tumorales, según investigaciones en curso.

POSIBLES MOTIVOS

Para Duarte no hay problemas con la parte de vitamina D que viene de la alimentación, pero sí con la no exposición al sol porque es dañino y con el uso extendido del protector solar desde pequeños ya que el producto impide la generación de la vitamina. En el caso de las personas adultas mayores, mencionó que ellos no salen al sol casi nunca.

La investigación ayudará a discutir qué debe hacerse, exponerse al sol un tiempo determinado todos los días hasta sonrojarse un poco para obtener vitamina D o suplementar directamente a través de preparados de la vitamina. “Lo que queremos con nuestro estudio es ver cuánta falta hay, a quién le hace falta y qué tenemos que recomendar, todas estas preguntas necesitan ser investigadas, no queremos levantar temores sin tener daños suficientes, recién ahora vamos a tener un número de pacientes que nos permitan dar sugerencias útiles”, explicó.

Por Flavia Borja

FCM UNA INV

Comentarios

Más popular

Arriba