Otros

La era 3D se instalará por completo en una década más

Los expertos jurídicos nacionales e internacionales coincidieron en que el futuro de la impresión 3D como nueva tecnología empieza a posicionarse fuertemente y que de aquí a unos 10 a 15 años se instalará por completo.

Como toda transición, atraviesa por una serie de etapas y los alcances que la misma pueda llegar a generar son temas necesarios para el estudio de antemano. La impresión en 3D o tridimensional es una tecnología de fabricación por adición donde se crean o producen objetos tras la superposición de sucesivas capas del material.

En ese sentido, desde el punto de vista de la propiedad intelectual como desafío y las marcas o nombres de dominio de la industria tecnológica, fueron algunos de los puntos desarrollados durante el VII Seminario Internacional de Propiedad Intelectual 2015.

El evento se llevó a cabo ayer en el Carmelitas Center, con la presencia de 300 participantes y unos 11 disertantes de destacada trascendencia. “La economía del conocimiento es la del siglo XXI y ésta se sustenta en la propiedad intelectual”, señaló el venezolano Rafael Ortin. El mismo dijo a la vez que no será raro que en el futuro los hogares cuenten con impresoras tridimensionales y puedan imprimir sus propios productos de aquí a una década más.

GUTENBERG, REEMPLAZADO
A lo mencionado, calificó como una posible revolución, tal como se había dado con Johannes Gutenberg tras la creación de la imprenta y se preguntó si esta tecnología actual reemplazará a aquella revolución. La diferenciación de la nueva era es por la creación de objetos a través de archivos digitales por unos creadores o diseñadores, que se pueden difundir fácilmente por la red.

Esto generará un cambio disrruptivo de la forma de hacer las cosas o los negocios, explicó el especialista.
“Ahora, el reto está en cómo se va a aplicar este sistema a la propiedad intelectual y que la misma se respete”, agregó Ortin. Según el mismo, los protagonistas de estos negocios serán los diseñadores, los autores, inventores de creaciones técnicas o estéticas que podrían ser los más perjudicados tras las posibles réplicas. Al efecto se tienen que adaptar las leyes, cambiar la mentalidad y la forma de ver las cosas a partir de las leyes con que se cuenta, culminó.

Por su parte, el argentino Juan López Mañan habló sobre el internet, nombre de dominio y los conflictos que se dan entre titulares de marca. Recomendó a titulares de marcas defenderse ante posibles casos de piratería. En cuanto a los registros globales, calificó a la región como muy pobre, ya que según las estadísticas últimas, se presentaron 1.900 nuevas extensiones, de las cuales América Latina solo registró 27 casos, señaló Mañan. LA NACION

Comentarios

Más popular

Arriba