Agronegocio

La Agricultura Familiar es clave para erradicar el hambre y la pobreza rural

El Gobierno de Paraguay promulgó el Decreto 4.565 que reconoce a las actividades productivas realizadas por la agricultura familiar campesina y establece los criterios para identificar al sector productivo

En los últimos años se han realizado progresos importantes en la reducción de la pobreza y la erradicación del hambre en América Latina y el Caribe, casi un tercio de la población rural sigue viviendo en condiciones de pobreza extrema y corre un gran riesgo de padecer inseguridad alimentaria y malnutrición. La mayor parte de la población rural pobre son pequeños agricultores familiares y la mejora de sus medios de vida les ayudará a salir de la pobreza.

La FAO señala que más del 80 % de las explotaciones agrícolas de la región corresponden a la Agricultura Familiar (AF), que produce la mayor parte de los alimentos de consumo interno en los países de América Latina y cerca del 70 % del empleo agrícola a nivel de los países.

Según el Censo Agropecuario 2008, en Paraguay existen aproximadamente 260.000 fincas de la Agricultura Familiar. La importancia del sector se evidencia en que más del 80% de los alimentos que se consumen en el país es de la producción campesina.

“El Gobierno paraguayo ha dado un paso importante en el proceso de fortalecimiento del sector de la agricultura familiar con la promulgación de un Decreto 4.565. Es una herramienta legal que facilitará la implementación de políticas públicas destinadas a mejorar las condiciones de producción de las familias campesinas dedicadas a la agricultura y sus actividades complementarias”, expresó Rolf Hackbart, Representante Permanente de la FAO en Paraguay.

FAO viene colaborando con el Gobierno de Paraguay en la promoción y asistencia técnica para el fortalecimiento de la Agricultura Familiar en el País. Actualmente se presta asistencia técnica a través de proyectos que se enmarcan dentro de una de las iniciativas regionales de la FAO para América Latina y el Caribe que tiene relación con agricultura familiar y desarrollo territorial rural.

Esta Iniciativa Regional tiene como objetivo promover procesos de desarrollo rural en los que la agricultura familiar ocupa un lugar central. Se propone ayudar a los Estados Miembros de la región fortaleciendo la capacidad gubernamental de facilitar políticas inclusivas y centradas en las personas.

Reconocimiento a la Agricultura Familiar Campesina
El presidente de la República de Paraguay, Horacio Cartes, hizo entrega a los representantes de la agricultura familiar el Decreto 4.565 por el cual se reglamenta la aplicación de las leyes y normas agrarias relativas a la agricultura familiar.

El principal destaque del decreto es el reconocimiento a las actividades productivas realizadas la agricultura familiar campesina y establece los criterios para identificar al sector productivo.

El Decreto da la denominación de Agricultura Familiar a las actividades productivas realizadas por agricultores y agricultoras, donde la mano de obra ocupada en el establecimiento corresponde a la familia, siendo limitada la ocupación de trabajadores contratados, agrega que, la familia será la responsable directa de la producción y gestión de las actividades agrarias.

Además define que las actividades realizadas bajo el concepto de agricultura familiar deberán comprender de manera conjunta o separada, los quehaceres de la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la pesca, la acuicultura y el pastoreo.

Entre otros de los artículos destacados, el documento establece que las familias agricultoras incluidas dentro del Registro Nacional de la Agricultura Familiar no serán pasibles de retención del IVA y del IRAGRO siempre que sus ingresos anuales no superen los 36 salarios mínimos mensuales.

Aclara el Decreto que también podrán ser incorporados/as a esta clasificación, respetando estos criterios, los y las productores/as rurales que no sean propietarios de la tierra que trabajan y cumplan con los requisitos para ser sujetos de la Reforma Agraria, así como las comunidades de productores/as de los pueblos indígenas que hagan uso común de la tierra.

Marco normativo
En Paraguay, si bien existen disposiciones legales que guardan relación directa con la agricultura familiar, aún carece de un marco legal orientador específico para este sector.

Actualmente, en el Congreso Nacional se encuentra en estudio la propuesta de Ley de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena que tiene por objeto definir una Política Nacional de la Agricultura Familiar Campesina que revalorizar al sector en el marco de su propio desarrollo cultural y social, económico y político.

Además, Paraguay cuenta con un Consejo Consultivo de la Agricultura Familiar (2015), liderado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, para articular las propuestas de las organizaciones agrarias con la política de Gobierno vinculadas al sector.

Otra herramienta legal con que se busca fortalecer al sector de la Agricultura Familiar es el Decreto 3000 de Compras Públicas de la Agricultura Familiar que establece la modalidad complementaria de contratación denominada proceso simplificado para la adquisición de productos agropecuarios de la agricultura familiar y se fijan criterios para la realización de los procesos de contratación y selección aplicadas para estas adquisiciones.

Paraguay es parte integrante de la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar – REAF – MERCOSUR que se constituye en la herramienta para promover y lograr transformaciones significativas en la estructura social y económica de los países de la región, con la participación activa de la Agricultura Familiar y sus organizaciones.

Comentarios

Más popular

Arriba