Otros

Firmas uruguayas amenazan cerrar puertas y venir al país

Hace tres años los uruguayos buscaban negocios en la compra de tierras en el Chaco; ahora la cartera de nego¬cios se amplió y áreas como logística, textil, tecnológica y bienes raíces están en crecimiento y dan oportunidades. Un aspecto clave es la baja carga tributaria, lo cual ya atrajo a 53 empresas desde el 2014, destacan

El Observador, Uruguay
RIPE

5DIAS
PUBLICIDADE:
13925086_1309636102387844_569529429680790206_n

‘‘Ahora parece que está de moda Paraguay. Es posible que sean más baratos los costos laborales, aunque no sé si existe la misma cer­teza jurídica. Las naciones están más competitivas. Yo quisiera tener cada vez más competitividad del lado uruguayo para que vinieran más empresas a invertir, para que tengamos más desarrollo y más puestos de trabajo, sería ideal”, apuntó a El Observador el director Nacional de Trabajo, Juan Castillo, durante un en­cuentro con empresarios de ese país.

El país de hecho ya es el destino elegido por muchos empresarios uruguayos que buscan expandir negocios.

Más de 50 empresas de dis­tintos rubros se instalaron en los últimos tres años. Los inversionistas sostienen que los seduce un sistema impositivo flexible y la baja conflictividad sindical.

Sin embargo, en el Gobier­no uruguayo se considera que lo que los atrae es la falta de controles laborales. A fines del año pasado el ministro de Trabajo y Segu­ridad Social, Ernesto Murro, había dicho que “tenía que estar discutiendo” con em­presarios “para que no se vayan a Paraguay y “sigan trabajando” en Uruguay. “En Paraguay lamentable­mente el desarrollo de nor­mas laborales, de normas de seguridad social y liber­tad sindical es muy bajo”, había dicho Murro.

VARIOS SECTORES

Hace tres años los urugua­yos buscaban negocios con la compra de tierras en el Chaco paraguayo; ahora la cartera de negocios se amplió y áreas como la logística, la textil, departamentos y la tecnoló­gica están en crecimiento y abren oportunidades.

Un aspecto clave son los tributos que resultan be­neficiosos para el inversor. En Paraguay funciona el “triple 10”: 10% de Im­puesto al Valor Agregado, 10% de Impuesto a la Ren­ta y 10% de Impuesto a las Personas Físicas. A esto se suma el régimen de ma­quila, mediante el cual se puede exonerar casi el to­tal de los impuestos.

Por este régimen de inver­sión una empresa domici­liada en Paraguay produce por encargo de una matriz ubicada en el exterior para luego exportar. El sistema permite combinar bienes o servicios de proceden­cia extranjera importados temporalmente, con mano de obra y otros recursos nacionales. Las empresas que se instalan bajo este ré­gimen abonan el 1% del Im­puesto al Valor Agregado y el 1% de Impuesto a la Renta.

Sin embargo, a juicio del empresario Alejandro Rui­bal, el hecho de que empre­sas muestren interés por irse a Paraguay no pasa sólo por cuestiones de “ausentismo” o “produc­tividad” del trabajador uruguayo, sino por cues­tiones “más amplias”.

PUBLICIDADE:
banner-anuncie

Comentarios

Más popular

Arriba