Otros

Concejal “árabe” en Mariano

Concejal “árabe” en Mariano

MARIANO ROQUE ALONSO. El tono jocoso de la asunción al cargo de las autoridades municipales roquealonseñas lo dio el edil colorado Walberto Zárate, quien se presentó al acto con un atuendo poco común. El político se confesó musulmán hace mucho tiempo.

  

El vestuario utilizado por el polémico político roquealonseño llamó la atención de propios y extraños. La vestimenta tradicional árabe, utilizada para la ocasión por Zárate consiste en una túnica y pantalones babucha, con un sobrante de tela llamado charwel, que significa chiripá; una camisa amplia, chaleco y el pañuelo triangular de color dorado y sujetado con un cordón alrededor de la cabeza de color negro.

Los presentes se burlaron de la forma de vestir del concejal, gritándole “Baltasar”, en alusión a los Reyes Magos de Oriente; Melchor, Gaspar y Baltasar.

Zárate tiene serios antecedentes como administrador de la cosa pública. El noviembre de 2008, la Cámara de Diputados aprobó la intervención de Mariano Roque Alonso, a raíz de irregularidades y contundencias detectadas por la Contraloría General de la República, siendo Zárate intendente. 

Durante la intervención, que duró tres meses, se descubrieron serios indicios de malversación en la administración Zárate. En ese entonces, también fueron investigados su director de Hacienda, su hermano de madre Humberto Vargas, y el director de Obras, Michel Sánchez.

 Como parte de lo descubierto en aquella intervención, se mencionó la omisión de datos por ingresos de 2008 por valor de más de G. 1.842 millones. Además de diferencias en informes de ejecución presupuestaria y violación de la Ley de Contrataciones Públicas por valor de más de G. 1.000 millones.  Mientras tanto, la Contraloría aportaba datos como  los G. 513 millones sin justificación, de los meses enero y febrero del 2008, que fueron encontrados dentro de los estudios contables de Zárate. 

INTENDENTA NIEGA QUE PINTARÁ DE AZUL LA MUNICIPALIDAD 

Por otro lado la intendente local, Carolina Aranda (PLRA), quien asumió ayer, dijo que no existe “ninguna posibilidad” de que el edificio municipal sea pintado de un color azul, en alusión a su partido. El polémico concejal Walberto Zárate acudió a jurar vestido con ropa árabe, lo que generó la broma de los presentes.

Según versiones, la nueva jefa comunal roquealonseña tiene proyectado invertir G. 180.000.000 en la refacción y pintura del antiguo edificio, y el color elegido para el “lavado de cara”, es precisamente azul.

Sin embargo, Aranda retrucó dicha afirmación, alegando que no cuenta con ningún proyecto para realizar mejoras, debido a que hereda una Municipalidad sin ni un guaraní en los bancos, y con un saldo negativo de G. 39 millones.

Agregó que el fanatismo no lleva al extremo, y dio como ejemplo que su madre es colorada, y el sillón de su despacho que utilizará es de color rojo.

“No sé de donde salió esa versión que es totalmente falsa. Pese a que la Municipalidad requiere de urgente mantenimiento porque llueve más adentro que afuera, pero no tenemos dinero y tampoco vamos a realizar tamaña inversión para cambiar de color”, indicó la mandataria municipal.

Prometió que trabajará con los concejales de varios partidos y con los ciudadanos sin bandería política
Abc

Comentarios

Más popular

Arriba