Internacionales

¿Cómo planear tus finanzas personales?

Si nos olvidamos de proteger lo que hemos construido, estamos cometiendo un error fundamental. En la vida siempre hay riesgos que pueden afectarnos severamente, mismos que se pueden manejar.
Por Joan Lanzagorta

El Economista, México

RIPE

En muchos países desarrollados la gente sabe lo importante que es proteger su patrimonio; sin embargo, en México no tenemos esa cultura y muchas veces nos olvidamos de ello.

¿Cuántas personas en México no tienen asegurado su negocio? ¿Qué pasaría si de repente se incendia o si se inunda? No sólo son pérdidas materiales, sino la pérdida de ingresos por dejar de operar mientras logran hacer las reparaciones necesarias.

Si nos olvidamos de proteger lo que hemos construido, estamos cometiendo un error fundamental. En la vida siempre hay riesgos que pueden afectarnos severamente, mismos que se pueden manejar.

Fondo para emergencias

El primer paso para proteger nuestro patrimonio es establecer un fondo de emergencias que sea por lo menos equivalente a entre tres y seis meses del gasto familiar corriente. Si uno trabaja por su cuenta (por honorarios, o en un negocio propio) el fondo debe ser mayor. ¿Por qué? Si a un empleado lo corren, lo liquidan, y eso representa dinero adicional que le permite financiarse por un tiempo. Pero si nuestro negocio quiebra o perdemos nuestro cliente más importante, lo único que tenemos para no desestabilizarnos es nuestro fondo para emergencias.

Es importante enfatizar: los gastos irregulares, pero previsibles, NO son emergencias. La inscripción de los niños a la escuela no es una emergencia. Las vacaciones tampoco. Éstos son conceptos que debemos incluir en nuestro presupuesto y prepararnos para cuando lleguen.

Hay personas que me han escrito para decirme que no necesitan un fondo de emergencias, que pueden usar su tarjeta de crédito. Esto es un grave error, las deudas tarde o temprano deben pagarse y los intereses de este tipo de financiamientos suelen ser altísimos y nos terminan metiendo en un hoyo mayor.

Simplemente, no hay fondo de emergencias que alcance. Para eso sirven los seguros, son la manera más eficiente de protegernos.

¿Qué seguros debes comprar? Depende mucho de tus necesidades. A continuación, una guía:

a) Si tienes hijos o dependientes económicos, un seguro de vida es esencial. Te permite protegerlos, dejarles recursos para continuar con su vida en caso de que llegues a faltar. Un seguro de vida es un acto de amor esencial.

b) Una casa propia es quizá nuestro bien más importante. ¿Has pensado qué pasaría si la pierdes? Como sucede cada año en comunidades cercanas a zonas de huracán, o como sucedió en la ciudad de México en el terremoto de 1985.

c) Si tienes un auto, es importante asegurarlo, no tanto por lo que vale, sino por los daños que podamos causar a otros. ¿Te imaginas chocar contra un automóvil de lujo que vale más de 1 millón de pesos? ¿O atropellar a alguien a raíz de un accidente, y tenerte que hacer cargo de su familia? De ahí la importancia de tener, por lo menos, esta cobertura.

El testamento

No debes olvidarte de este rubro.

¿Te imaginas que todo lo que trabajaste en tu vida no pase a las manos adecuadas? ¿O que se pierda en juicios largos y costosos?

El testamento garantiza que, en caso de que llegues a faltar, tus bienes serán entregados conforme a tus deseos. Evita que tu familia entre en largas disputas y problemas legales (como tener que llevar un juicio de intestado).5DIAS
PUBLICIDAD:
11230213_1027463570645579_305300556776474980_n

Comentarios

Más popular

Arriba