Otros

Cinco obstáculos a la inclusión financiera

Los últimos estudios cien­tíficos realizados ofrecen bastante solidez a la hipó­tesis de la importancia que tiene inclusión financiera en mejorar las condiciones de vida de la población de un país, sin embargo el ni­vel de alcance de estos ser­vicios sigue siendo limitado en países como Paraguay.

Para avanzar en esta cuestión la experta del Banco Mundial, Gloria M. Grandolini, recomienda atacar cinco obstáculos que limitan el avance de este indicador en la mayoría de las economías desarrolla­das. Estos son:

1) Educación finan­ciera y capacidad. Los países deben de­sarrollar programas de educación financiera que aseguren que las personas puedan tomar decisiones acertadas, seleccionar pro­ductos financieros que se ajusten a sus necesidades y saber de qué manera usar otros recursos relaciona­dos, como los cajeros au­tomáticos o la banca móvil.

2) Documentos de identificación vá­lidos. Facilitar que las personas tengan un do­cumento de identificación válido es esencial para acceder a los servicios fi­nancieros. Sin la existencia de una identificación apro­piada, no es posible mover grandes flujos de pagos, por ejemplo transferen­cias de servicios sociales y salarios, hacia cuentas de transacciones. Se necesita simplificar tanto el proce­so para obtener un docu­mento de identidad como el proceso para abrir una cuenta.

3) Protección al con­sumidor y regula­ción. Si bien es cierto, que los servicios de pago como el dinero móvil y los pro­ductos de dinero electró­nico pueden ampliar más el acceso, resulta también imprescindible establecer plataformas seguras y fia­bles para proteger tanto los fondos como la privacidad de los datos.

4) La mujer y los po­bres en las zonas rurales. Las mujeres en los países en desarrollo tienen un 20% menos de posibilidades que los hom­bres de tener una cuenta y un 17% menos de probabi­lidades de haber recibido un préstamo de una ins­titución financiera formal el año pasado. En general, las mujeres y las personas pobres en las zonas rurales tienden a tener un menor nivel de instrucción o una menor probabilidad de tra­bajar en el sector formal.

5) Utilidad. La aper­tura de una cuenta de transacciones es el primer paso, no el objetivo final. Estas cuentas deben ser útiles y servir como una puerta de acceso a otros servicios financieros, como el ahorro, el crédito y los seguros. 5DIAS

Comentarios

Más popular

Arriba