Otros

Bajón económico ya tocó las puertas de 40% de hogares

Los efectos de la contracción macroeconómica ya se sienten en los bolsillos de los paraguayos, quienes se ven forzados a ajustar cinturones. 5 de cada 10 familias recortaron gastos superfluos y 4 de cada 10 recurrieron a una reingeniería financiera, con productos y servicios básicos. Padre de familia cuenta sus maniobras para llegar a fin de mes.
Las familias paraguayas están ajustando los gastos para llegar a fin de mes.

En la mayoría de los casos, el común de los ciudadanos no le da mucha importancia a las noticias relacionadas con la macroeconomía del país al pensar -equivocadamente- que se tratan de números surrealistas que sólo pertenecen al complicado mundo de los economistas. Sin embargo, tarde o temprano, lo que pasa a nivel macroeconómico, termina afectando a todos nuestros bolsillos.

Tal es el caso de Luis Balmaceda, quien comentó que llegó un momento en el que tuvo que recortar los gastos superfluos en los que destinaba su salario y realizar un ajuste de cinturón. “Cuando ya no me alcanzaba mi dinero porque realizaba compras compulsivas, hice una lista de cosas en lo que gastaba y empecé a suspender los consumos innecesarios en los que destinaba mi dinero”, destacó.

Otro de los consultados fue Aldo Ramírez, quien asegura que ante un desajuste económico que sufrió lo primero que realizó fue recortar los gastos, como las compras para el asado, bebidas y dar prioridad a los productos de la canasta básica y gastos de colegio de sus hijos.

LOS RESULTADOS

La encuesta denominada pulso social, de la consultora CCR, bien lo refleja esto. Este año, el 40% de las familias tuvo que cambiar sus hábitos de consumo, sobre todo por la contracción económica que experimenta el país.

En términos sencillos, 4 de cada 10 familias tuvieron que ajustar los cinturones ante un nuevo y poco auspicioso panorama. Desde el 2012 hasta el año pasado, la situación era otra, con un consumo creciendo a un ritmo anual promedio de 6%, apalancado por la generación de empleos y facilidades crediticias –con fuerte empuje a las tarjetas de crédito- por la abundante liquidez en el mercado financiero.

HAY QUE PAGAR LA FACTURA

La fiesta terminó y ahora hay que pagar la factura. Hoy gran parte de la población está sobreendeudada y ni siquiera promociones como el Black Friday pueden repuntar los magros números del comercio (-3,7%), porque simplemente no hay mucho margen para seguir gastando, a no ser para lo necesario.

Así, por ejemplo, la encuesta realizada a 600 personas de todo el país arroja que 46% de las familias cortaron los gastos innecesarios y 39% cambiaron sus hábitos de consumo en cuanto a productos y servicios de primera necesidad.

Este cambio de hábito, junto al incesante contrabando, está golpeando duramente al sector comercial. Muchos negocios tuvieron que cerrar, arrojando personal literalmente a la calle, lo confirman los propios números oficiales dados a conocer por la Secretaría Técnica de Planificación (STP), a través de la Encuesta Continua de Empleos, para el cierre del tercer trimestre.

MENOS VIAJES

Los viajes de turismo al interior y exterior también fueron suprimidos en gran medida por las familias, lo cual ya tuvo su repercusión en cuanto a generación de empleos en el sector hotelero.

Así también se resintieron las inversiones para equipar los hogares de los paraguayos, es decir, muebles y venta de electrodomésticos.

INTERIOR

En el interior del país, el golpe es más fuerte, atendiendo a que casi la mitad de los hogares tuvieron que acudir a una reingeniería financiera.

Vale recordar que las principales ciudades de frontera con Brasil (Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y Salto del Guiará) viven la peor crisis comercial en 30 años por la depresión de la economía del vecino país y por la gran devaluación de su moneda frente al dólar estadounidense, lo cual ahuyenta a los turistas.

De acuerdo con las cámaras comerciales de éstas ciudades, al menos 25.000 empleos fueron suprimidos en los últimos tres años, lo cual, sin dudas, impacta en el consumo de las familias.

SE GASTA MÁS EN LO ESENCIAL

Lo que llama la atención es que en el mismo período analizado los gastos promedios en hogares aumentaron 9% en alimentos y artículos de limpieza; llegando a un promedio de casi G. 1,7 millones.

Existen dos razones fundamentales para el constante aumento del gasto, coinciden analistas económicos y los responsables de la encuesta. El primer motivo tiene que ver con el incremento mismo del consumo y el segundo con el encarecimiento de los precios (inflación).

“El consumidor observa que su estilo de consumir productos se ha modificado bastante, esto lo declara casi el 40% de los encuestados. Acerca de la consulta en qué producto o servicio destina más dinero este año que el año pasado, los colegios, universidades privadas, los servicios de agua, luz, gas, teléfono en primer término y, en segundo lugar, alimentos”, agregó al respecto Mauricio Larrosa, gerente general de CCR.

El responsable del estudio también señaló que las personas se están moviendo más para lograr ahorro familiar, recurriendo a los descuentos y productos sustitutos.

Esto se puede constatar con la declaración de Balmaceda, quien relató que el hábito de balances de ingresos y egresos, como también las comparaciones de las ofertas que ofrecía los distintos supermercados para ver de dónde ir a comprar, lo empezó a implementar luego de haberse casado y con la llegada de su hija. “Ahora que me casé y tengo otras responsabilidades, como solventar la casa y la alimentación de mi hija, vi la imperiosa necesidad de tener una finanza ordenada, recurrir a los descuentos y promociones, para poder llegar a fin de mes”, expresó.

OPINIONES DE ANALISTAS

El economista César Paredes asegura que hay una expectativa de un crecimiento económico menos acelerado de lo que se tenía anteriormente por lo que lo normal en las personas es la prudencia en el consumo.

Por otra parte, explicó que el aumento de gastos en el sector de servicios se da por los bienes que antes no se utilizaba, pero que en la actualidad se han vuelto indispensables, como el uso del internet, wifi, aires acondicionados, entre otros, “son productos nuevos que se van incorporando y que antes no era de consumo masivo, mientras tanto, los salarios no aumentaron, entonces la gente está más apretada”, puntualizó.

De acuerdo con la analista económica Gloria Ayala Person, esta situación de recorte en gastos superfluos se acentúa a partir de los recortes de las promociones en tarjeta de crédito. “Anteriormente había facilidad de acceso a crédito que para muchos resultó una falsa ilusión de prosperidad. Pero ahora lo primero que se realiza cuando existe estos recortes de cuotas sin intereses u otros beneficios lo primero que se realiza es suspender los productos de mayor lujo o mejor marca y abocarse a los sustitutos de menor valor”, indicó.

Asimismo, Paredes afirmó que para el 2016 será una época de reajuste. “Será un año de reacomodo, se van a achicar los márgenes, porque se reducirá la inversión privada y seguro se va a notar en el mercado.5DIAS

Comentarios

Más popular

Arriba