Agronegocio

Alertan sobre el impacto de reducir las dosis de los fungicidas

En defensa de los rindes. Lo advirtió el fitopatólogo de la FAUBA Marcelo Carmona, ante algunas recomendaciones de bajar a la mitad las aplicaciones ante la crisis económica que atraviesan los productores. “Esto lleva a aumentar el riesgo de generar resistencia a los fungicidas que se utilicen”, dijo.

Los productores tienen que afinar cada vez más el lápiz para poder obtener la mayor rentabilidad posible en los cultivos que siembren en esta campaña 2015/16, porque los altos costos productivos y la baja en el precio de los granos han puesto a los chacareros contra las cuerdas. Por eso, es fundamental ajustar el manejo agronómico y ser más eficientes en cada decisión.

En este sentido, uno de los puntos que el productor debe tener en cuenta es la protección del cultivo, un insumo que este año sobresale porque ha sido categorizado como “Niño” casi en forma unánime por la mayoría de los climatólogos del mundo, recordó Marcelo Carmona, fitopatólogo de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Buenos Aires (FAUBA).

“La mayor temperatura invernal, y los excesos de lluvia repercuten y lo seguirán haciendo sobre varios aspectos del control químico con fungicidas”, sostuvo.

En concreto, ante las copiosas lluvias que se pronostican se puede dar mayor severidad de ataque de patógenos que dañan la parte aérea (debido a la mayor humedad del canopeo) y más horas de mojado predisponentes, mayor número de ciclos de infección, aumento significativo de la cantidad de esporas de cada población, mayor variabilidad y, por todo ello, mayor peligro de resistencia a moléculas

En este contexto, Carmona quiso dejar en claro su postura sobre la difusión de una práctica agronómica que tiene que ver con bajar la dosis de fungicidas en este tiempo de crisis económica.

“Llama la atención la difusión de una recomendación que se está generalizando y que consiste en usar mitad de dosis de marbete comercial de fungicidas, especialmente en cultivos de cebada y trigo para frenar las explosiones tempranas de manchas foliares y roya naranja”, indicó el especialista.

Principalmente, continuó, para el caso de la cebada cervecera, existe una firme recomendación de bajar a la mitad la dosis de fungicidas formulados a base de carboxamidas en mezclas para el control del hongo Ramularia (causante del salpicado necrótico), especialmente en regiones donde este patógeno está presente en rastrojos y semillas a consecuencia de epidemias previas.

En esta línea, la recomendación de aplicar la mitad de dosis o aplicar la dosis dividida, según Carmona, es parte del arte de seducir y proponer complicidad a los productores en medio de una crisis económica financiera inédita, soslayando los principios del manejo integrado de enfermedades con la falsa idea de bajar costos sin perder eficiencia y rentabilidad.

“Es más una recomendación psicológica que técnica, que busca la tranquilidad solo en miras de un supuesto ahorro de costos y una mayor rentabilidad”, refirió.

Asimismo, aclaró que “cualquier medida que signifique disminuir dosis o hacer aplicaciones divididas, debe necesariamente ser comprobada científicamente en laboratorio y a campo antes de ser recomendada, y siempre dentro de un programa de manejo integrado que implique monitoreo de la resistencia de la población de cepas en la región, uso de variedades resistentes, rotación de cultivos, tratamiento de semillas efectivo, y prácticas culturales, entre otras medidas”.

El gran riesgo que existe de generar resistencia concreta a campo, explicó Carmona, quedó ampliamente demostrado ante la utilización de las mismas moléculas herbicidas con subdosis y dosis crecientes en un mismo lote durante años, con la consecuente actual falta de rentabilidad ante el manejo de malezas resistentes.

“Se deja constancia de que el empleo de subdosis (es decir, por debajo de lo recomendado), aun en mezclas de principios activos, lleva a aumentar el riesgo de generar resistencia a esos fungicidas que se utilicen”, concluyó el trabajo elaborado por el especialista.

Fuente: Agroeducación.

Comentarios

Más popular

Arriba