Fronteira

FUNCIONARIO DE LA GOBERNACIÓN FILMADO “ESCOLTANDO” CARNE INGRESADA DE CONTRABANDO

FUNCIONARIO DE LA GOBERNACIÓN FILMADO “ESCOLTANDO” CARNE INGRESADA DE CONTRABANDO


Una delicada situación que pone en grave riesgo la salud de la población es el ingreso confirmado a Pedro Juan Caballero, desde territorio brasileño, de carne de contrabando descartada por los frigoríficos del vecino país y que es enviada hacia el nuestro con destino a la planta de Frigonorte en Fortuna. Según Roberto Sánchez, jefe de Tributación de la Gobernación de Amambay, uno de los principales implicados en la maniobra, asegura en un audio que obra en nuestro poder, que tanto el administrador de la Aduana local, como su Jefe de Resguardo están autorizando el ingreso de dicha carne. Este viernes 04 al menos tres camiones repletos entraron a territorio paraguayo sin control alguno con destino a la planta de Frigonorte, en la colonia Fortuna.

Esta criminal práctica, que se estaría realizando desde hace tiempo pero que recién ahora pudo ser confirmada debido a un “desentendimiento” entre algunos de los funcionarios estatales implicados,  involucraría supuestamente al administrador de la Aduana local Reinaldo Santacruz, a su jefe de Resguardo Rodolfo Acosta y al sub jefe Adán Del Giaccomo, además del Detave y de los jefes regionales del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), Comisión de Salud Animal de la regional de la ARP, la Policía Nacional y la propia Dinatrán, entidades estatales éstas que estarían haciendo la “vista gorda” presumiblemente a cambio jugosos “incentivos”.

Según datos fidedignos que obran en nuestro departamento de prensa, diariamente estarían ingresando unos tres camiones con chapa brasileña transportando este tipo de carga que por cada  uno estaría dejando para la “caja chica” de los muchachos unos 15 a 20 mil dólares, totalizando unos 300 mil semanales que al mes sumaría aproximadamente 1 millón 200 mil dólares americanos.

El problema saltó a luz ayer viernes, cuando uno de los camiones que estaba siendo escoltado por el Roberto Sánchez, jefe de Tributación de la administración de Don Pedro González, fue atajado sobre el camino a Fortuna poco antes de llegar al frigorífico por un móvil aduanero a cargo de un tal “Javorái”, a quien aparentemente le “pasaron la pierna” e intervino no precisamente para hacer cumplir los requisitos legales, sino para reclamar su parte que, poco después del incidente, le habría hecho llegar supuestamente el propio administrador aduanero, quedando así nuevamente liberado el transporte hasta su destino final.

Lo más grave es la aviesa complicidad que las instituciones estatales que a nivel regional  están encargadas de los servicios de inspección veterinaria y controlar todo el proceso desde que ingresa la carga hasta su destino final, no cumplen con su función que es la de controlar toda su documentación legal y garantizar que sean aptas para el consumo humano y que no presentan ningún riesgo para la salud pública, cosa que no ocurre, tal el caso de Senacsa y de la propia Comisión de Salud Animal que trabaja en coordinación con la regional de la Asociación Rural del Paraguay.

El permanente ingreso de este tipo de carnes es alentado por el precio más bajo actualmente al otro lado de la frontera y por tratarse de cortes que nadie quiere y son enviados de esta forma por los frigoríficos brasileños  hacia la zona de Fortuna, donde son nuevamente etiquetados como producto nacional y sin cualquier tipo de control comercializados en el mercado nacional.

Esta entrada ilegal de mercaderías puede ser fácilmente constatado por el Ministerio Público solicitando las filmaciones de las famosas cámaras de control de “seguridad ciudadana” instaladas por la Gobernación sobre la ruta V supuestamente para la prevención de cualquier hecho delictivo, pero que luego de este destape quedó en evidencia que fueron colocadas precisamente para controlar y contabilizar cuantos camiones pasan cargados con mercaderías de contrabando, en este caso carne bovina rumbo al frigorífico de Fortuna, para su posterior supuesto cobro en negro.

 

El escándalo en Brasil

El escándalo de los frigoríficos en Brasil que no hace mucho convulsionó a la industria puesto en evidencia tras el operativo policial en 21 establecimientos en los que se halló evidencia de alimentos cárnicos adulterados generó un revuelo a nivel global.

La causa penal que involucra a funcionarios y empresas del sector que pagaban a los inspectores públicos por certificados sanitarios sin fiscalización efectiva, despertó la preocupación en aquellos países que importan productos brasileños.

Los alimentos cárnicos son los predilectos de la mayoría de los paraguayos, siendo prácticamente infaltables en la mesa, la variedad de cortes y de menús elaborados a partir de ellos lo convierten en un elemento casi siempre presente en cada almuerzo o cena.

Particularmente, desde el país vecino no solo se trae carne vacuna, se trae pollo y pavo congelado, por lo que a raíz de los sucedido, la duda invadió: ¿qué impacto pueden tener para la salud?

Los síntomas que puede causar el consumo de estas carnes sin control alguno según los especialistas son diarrea, vómitos y dolor de cabeza.

Sin embargo, las consecuencias pueden ser mucho más graves, ya que todas las contaminaciones implican un riesgo para la salud de los consumidores. No solamente con carne, sino con todos los alimentos contaminados. Pueden causar desde diarreas hasta enfermedades severas y la muerte.

A570

Comentarios

Más popular

Arriba